Rostros proféticos: Humilde y luminosa profecía de la vida religiosa

No es la vida consagrada aquella que debe denominarse a sí misma “profética”. Que sean los demás quienes se lo digan y, con verdad. El más reciente magisterio de la Iglesia insiste en ello. No se es profeta transmitiendo solamente una rica tradición, sino también anticipando el futuro de Dios para cada una de las generaciones de seres humanos. La imaginación profética hace luminosa y atractiva la profecía. Lo cierto es que cuando una cámara se acerca a los rostros de muchas mujeres y hombres de Dios en la vida religiosa (dígase los cartujos del “Silencio”, o la Hildelgard von Bingen de la “Visión”, o los monjes cistercienses de “De dioses y hombres”) uno se estremece y descubre de verdad “rostros proféticos” que no están lejos de nuestra experiencia.

Espero que estas páginas que ofrezco, puedan servir para descubrir en la vida ordinaria esos rostros

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Rostros proféticos: Humilde y luminosa profecía de la vida religiosa

  1. mar sanchez dijo:

    Muchísimas gracias! Ah! Y además, buenísimas las películas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.