NAZARET: COMUNIDADES SIN FRONTERAS

 

 

  • ¿Qué ideas me han llamado más la atención?

  • ¿Cómo me siento ante esta temática?

Esta entrada fue publicada en Misión, Vida consagrada. Guarda el enlace permanente.

25 Respuestas a NAZARET: COMUNIDADES SIN FRONTERAS

  1. Bienve dijo:

    Algunas ideas que subrayo:
    – Importancia de ser comunidades de choque en medio de esta sociedad marcada por el individualismo y el consumismo, esta sociedad neoliberal.
    – Ser comunidad-biodiversidad capaz de integrar la diferencia, lo diferente, lo raro…ver con los ojos De Dios. Descubrir en el otro el rostro, la imagen De Dios ( que a veces se esconde bastante bien, que le gusta jugar al escondite)
    – Ser, construir comunidades dialogantes y discernidoras. Crear y buscar espacios de escucha, oración, momentos para compartir.
    – Necesidad de que la misión configure la comunidad y no al revés.
    – Misión que se deja conducir por el Espíritu, misión helicóptero …
    – Los conflictos son una oportunidad de transformación. No hay perdedores ni ganadores , sino personas que se transforman.
    – Ser capaces de relativizar el episodio del conflicto para ir a lo fundamental, eso es buscar el epicentro.
    – Importancia de las conversaciones significativas con las personas diferentes.
    – El conflicto está en la mente.

  2. Cecilia dijo:

    La vida comunitaria rampa de lanzamiento ha de hacer crecer, si no, no es vida
    La misión es centro configurador de la comunidad. El misterio de la capilla tiene una comunidad ( me ha sido una revelación!!)
    Fuera de la misión no hay Iglesia
    Las estructuras han de ser recursos para la misión
    Comunidad conversacional. Cambiemos conversación y .. Importancia de la conversación
    Comunicar es verbo transitivo
    Jacob se enfrentó al conflicto con la oración
    Que me pasa a mí que no entiendo la actuación de mi hermana?
    Quien tiene más poder para resolver un conflicto es la víctima!
    Transformación es hacer algo diferente
    Jardín de piedras,árboles,animales diferentes la mirada de Dios nos hace una humano diversidad magnífica con nostalgia de Infinito

    Muchas gracias!!! Abrió caminos.

  3. Mar S. Izuel dijo:

    Me resuena de manera especial (y con mucho agradecimiento) la urgencia y la importancia de la comunidad pero desde algunos de los enfoques compartidos en la jornada de hoy:
    Lo importante no es crear comunidades sino conexiones y lazos; son las conexiones las que crean comunidad. Los religiosos misioneros deberíamos, pues, desarrollar la capacidad de crear conexiones… porque la MISiÓN está en juego.
    Creamos conexiones con la mirada (con ella salvaguardamos la existencia del otro) y con la conversación (es la que crea el espacio en el que se puede practicar la obediencia de la verdad).
    Creo que el conflicto es ámbito para ejercer, precisamente, esa mirada y esa conversación transformadoras, que no se centran tanto en los qués y en los cómos de los otros, sino en el porqué de la reacción del otro. Quizá en la carta de Reyes de las comunidades religiosas convendría pedir aquella grandeza de corazón que es capaz de ver el conflicto como oportunidad para que “TODOS” cambiemos.
    Excelente pregunta (de esas que expanden la conciencia) para empezar el día: Señor, ¿cómo quieres que sea para colaborar en tu misión?
    Deseo para el año nuevo: Ojalá la MISIÓN (cualidad divina) también llegue a ser cualidad nuestra, cualidad por excelencia de nuestras comunidades… para que vivamos desde la pasión (que como el amor, ni cansa ni se cansa)… y soñemos llegar allá donde aún no hemos llegado.

  4. Teresa Duch dijo:

    Hay que refundar la comunidad creando lazos y conexiones.
    Las comunidades han de ser lugares de crecimiento y no de supervivencia.
    La misión es el centro configurador de la comunidad.
    ¿Cómo organizar y manifestar una vida realmente compartida, ofrecida y celebrada que quiera ser en fe: común, comunitaria, sincera y verdadera?

  5. Anónimo dijo:

    El tema que estamos tratando me parece fundamental. Pienso que el Espíritu cuenta con nosotras para generar vida, para ser modelo e inspiración ante un mundo que muchas veces crea fronteras, levanta muros y divide.
    La vida comunitaria, vida de apertura al otro, vida configurada desde la pasión , desde el seguimiento, desde la fe y la vivencia de los valores evangélicos está llamada a dar respuestas creativas en el momento actual.
    Contamos con la fuerza del Espíritu que nos llama a renovarnos y a avanzar sin miedo. Construyendo juntas, en medio de conflictos y dificultades pero sabiendo que es posible, que en la diversidad está la gran riqueza, y que la misión configura la comunidad para dar respuestas allí donde estemos.

  6. Nakkazi dijo:

    Me quedo con la humanity diversidad qué viene a subrayar la importance dear concern eaccaptar miss hermanas en todas las dimensioned. Sin estavision no se llega a Una verdadera vivencia communitaria y la entregan piece ser a media’s o dear poca calidad por losconflictos qué vienen dados por los malentendidos. Gracias. Solo viviendo en clave de la humanodiversidad llegaremos a Este nazaretsin fronteras.

  7. Ana Rosa Sarmiento dijo:

    Me ha llamado la atención la idea de que el Espíritu está en todos los lugares. Pienso que El Espíritu es el motor de la vida, es energía, impulso, dinamismo e ilusión y está allí donde hay ganas de hacer algo por la humanidad.

    “La transformación es hacer algo completamente diferente de lo que ya hemos hecho.” La idea representa todo un desafío y a la vez una motivación en el camino hacia esa transformación.

  8. Cristina López dijo:

    Agradezco la visión del Espíritu Santo como fuente de diversidad, como el “gran conector”. El que nos ayuda a crear conexiones, lazos personales, a pasar de la comunión a la comunidad. Nos ayuda a educar la mirada y detenerla en cada una de las hermanas para reconocer la diferencia y poder así crear comunión.
    Destaco también el concepto de biodiversidad comunitaria, Dios no se somete a nuestras clasificaciones, Él ama y crea lo diverso. Estamos llamadas a la inclusión sin exclusión, porque la Gracia original supera el pecado original y la hermana tiene aquello de Dios que a mí me falta y yo no puedo funcionar sin ella ni ella sin mí. Por eso es necesario que nos preguntemos juntas, ¿Señor, y tú que quieres que sea la comunidad?
    Otra idea es la misión como centro configurador de la comunidad. Es primero la misión que necesita una comunidad. Vivir con pasión el envío no es conservar, sino llegar a dónde nadie llega. Dejar que la misión reconfigure las comunidades.
    Finalmente quiero destacar el rasgo conversacional de la comunidad en misión. La conversación como espacio donde pueden surgir perspectivas nuevas que nos pueden transformar.
    ¡Muchas gracias! Cristina López

  9. Cristina Cáceres dijo:

    Del día de hoy subrayo varias ideas:
    – la urgencia de refundar la comunidad. La comunidad es un don en el que tenemos que generar lazos, interconexiones.
    – el entramado de la comunidad es la biodiversidad. Somos diferentes. Y esto es una riqueza. Lo relaciono con lo visto esta tarde: el conflicto como oportunidad transformadora de la comunidad y la persona. Es inevitable que surjan conflictos, pero estos son esperanza porque nos ayudan a crecer. ¡Un reto para nuestras comunidades!
    – la misión es el epicentro configurador de la comunidad. No perder esto de vista. Abrirnos cada día a la inspiración del Espíritu. Para esto hay que estar en constante apertura, en constante escucha.

  10. Mónica dijo:

    Una de las ideas que destaco es que lo importante es crear lazos, generar conexiones, crear vínculos!!!! Para ello hay que ser capaces de apostar por la cultura del encuentro y la cultura del don. Sentir y vivir la convicción de que necesito a mi hermana para sacar lo mejor de mí misma. No ver nunca las diferencias de mis hermanas como una amenaza sino como una oportunidad para ser yo mejor. Fundamental es entonces conocerse bien, conocer y aceptar la propia fragilidad que es lo me ayudará a aceptar la fragilidad del otro, saber cuáles son mis prejuicios que desenfocan la realidad, ser capaz de desterrar cualquier mota de individualismo que me encierra en mí misma y hace primar lo que a mí me conviene, lo que a mí me va bien…. Y en la misma línea que se nos invitaba a pensar cómo necesita Dios que sea yo para su misión, hacer primar qué le conviene a Dios? qué le va bien a Dios? qué le conviene a mi comunidad? qué le va bien a mi comunidad? Y no olvidar que es cada día, en la intimidad con Dios, que tengo que ser capaz de dar respuesta a esas preguntas!!!!

  11. Pilar dijo:

    Agradezco mucho la visión amplia, sabia y profética que el p. José Cristo Rey García Paredes nos ha compartido en torno a la comunidad.
    Son muchas las ideas subrayadas, pero escribo dos:
    – la importancia de tomar conciencia a nivel personal y comunitario de que la misión es sólo una: la del Espíritu. La misión es la que configura la comunidad, nosotros somos colaboradores del Espíritu, cómplices con el Espíritu.
    – Que es necesario expandir la conciencia. “Se requieren nuevas formas de pensar para resolver los problemas creados por las viejas formas de pensar”. Borrar mi imagen de comunidad y sobre todo preguntar a Dios ¿qué quieres de nosotras?.
    A modo de reflexión por todo lo recibido hoy creo que se nos pide permanecer con una mente abierta y un corazón grande (actitud de conversión personal, metanoia), al estilo de Jesús, de modo que nuestras puertas del afecto y la confianza no se cierren nunca.

  12. Sibemou Noumboa Marie Alice dijo:

    Donde hay comunion hay vida. crear lazos. los conflictos nacen y crecen muchas veces por falta de amor y de comunion. La comunidad no es una agrupacion de personas sino personas llamadas a vivir en comunion.
    Cuando hay deso infinito; podemos compartir y recibir la presencia del Espiritu.
    Las actas de la comunidad son un verbo y no un sustantivo.
    El otro tiene aquello de Dios que me falta/ la persona mas perversa puede ser mirada con otros oyos.
    Nuestra mision es testigo de lo que Dios esta haciendo. Que otros vean a traves de tu mirada y gestos. saberse enviado. Ver que soy un instrumento del Espiritu.
    Los conflictos nacen de la humillacion. El conflicto puede ser un indicador, una oportunidad donde veo lo que me falta para facilitar las relaciones, ver mis limitaciones.
    Pasar del episodio al Epicentro. No curar los sintomas que son superficiales sino ir mas alla para tocar la enfermedad.
    Expandir la consciencia.

  13. Marina dijo:

    ¡Qué gran verdad! El amor como centro de todo… porque cuando amamos nos sentimos capacitados para descubrir algo nuevo de Dios.
    Sintamos la necesidad de ver a Dios en el otro, ya que el otro tiene aquello de Dios que a mí me falta… un gran privilegio y un compromiso de por vida.
    Construyamos juntos, no perdamos momentos ni oportunidades… estremece pensar que la humanidad saldrá perdiendo con cada acción egoísta que hagamos. ¿Somos conscientes de ello?
    Compartamos un sueño común: ¡que los otros digan al ver nuestras comunidades: si sois así, yo creo en vuestro Dios!… ¡qué gran responsabilidad!

  14. Ramona dijo:

    Las ideas que destaco de las reflexiones de hoy son:
    . La necesidad de dejar transformar nuestras comunidades por el Espíritu: el Evangelio de Jesús es la verdadera novedad que encaja con las ansias más profundas del mundo que está naciendo. Estamos llamadas a anunciarlo con la palabra y con la vida.
    . Contemplar la vida de la familia de Nazaret cada día con ojos y corazón nuevos, como llamada a ser parábola de la “casa” común abierta a todos sin fronteras. Las conversaciones, el silencio, el trabajo en equipo, la reconciliación, la humildad en el trato, el vivir juntas el año litúrgico, nuestra vida compartida porque hemos sido con-vocadas, es misión del Espíritu, es apertura constante de la mente, del corazón y de la voluntad que transforma el mundo.
    Los sentimientos que suscita esta temática son de gozo y gratitud por la belleza y dignidad de la vida a la que hemos sido llamadas; de deseos de responder a las necesidades de nuestro mundo; de confianza en que el Espíritu de Dios hace y seguirá haciendo mucho más de lo que nosotras somos capaces de pensar y hacer.

  15. Aurora dijo:

    Subrayaría : comunidades configuradas por la misión, comunidades de choque.
    Qué podemos hacer para que nuestras comunidades seduzcan. Reinventar la comunidad y espacios que interpelen a nuestra sociedad.
    Importancia de crear lazos a través de conexiones.
    La idea de humano-diversidad, llegar a crear belleza y distintos niveles de comunión teniendo cada uno su química.
    Es Dios quien construye la comunidad.
    La importancia de los procesos.

  16. Viki dijo:

    Del día de hoy destaco las siguientes ideas:
    _Tener conversaciones significativas con el diferente,enriquece y son medio para manifestar la acción del espíritu que inspira y recrea
    – la importancia de un liderazgo capaz de crear lazos, conexiones que facilitan la aparición de lo nuevo.
    -la humanodiversidad donde es posible la comunión en lo diverso.
    -Nuestro Dios es inclusivo,es que yo lo soy?
    -la mirada que crea comunión,dignifica y afirma en la existencia
    -los sueños nos lanzan a la realización del porvenir,por tanto preparar el terreno a los nuevos “Juan el Bautista”que aparecerán incluso de nuestra tierra a veces estéril
    -Con nuestras vidas anunciar el Evangelio poniendo pasión en una misión que es la esencia de lo comunitario y hasta los confines.
    -Transformar no es mejorar sino dar nacimiento a algo nuevo
    -pasar de”contemplativos en la acción a contemplativos en la misión
    Cuáles son los Nazaret de hoy?
    -como entidades vivas estamos llamadas a la transformación sin perder identidad y dando importancia a los procesos
    -Somos cómplices de la misión de Dios
    -Hay que creer para crear
    -Qué importante l mística de los ojos abiertos!!
    Ha sido un día inspirador.Gracias

  17. Alissandra dijo:

    Destaco del día de hoy estas ideas:
    -la inquietud por el entramado de una comunidad biodiversa, que es un gran don de la creación. La necesidad de ser personas incluyentes, que sepamos mirar a los ojos y nos comprometamos con el otro.
    -tiene importancia el cambio de perspectiva en una comunidad configurada por la misión; ser expertas en crear ecosistemas.
    -La misión necesita una comunidad. El misionero se deja llevar por la pasión, hasta donde nadie ha llegado aún
    -la transformación no consiste en mejorar sino en hacer algo totalmente nuevo; encontrándonos con el diferente.
    -Distinción entre el futuro y el porvenir. No hay espiritualidad sin procesos vitales de transformación.
    -Creer para crear. La vida consagrada de hoy vive en conexión con el relato de la historia…
    -desde el ego- hasta el ecosistema; salir de uno mismo y crear relaciones. Contemplar y ver el mundo desde otra perspectiva
    Muchas gracias por sus palabras llenas de Espíritu y que ayudan a reflexionar y rezar.
    Compartamos el sueño de responder a lo que Dios nos pide en el presente.

  18. Cecilia dijo:

    Me ha sido iluminadora la diferencia entre el futuro y el porvenir. El saberse en espera confiada. Deseo que el XXII Capítulo sea del porvenir, capitulo de la Esperanza viva, de procesos de transformación.
    Dios me dé capacidad de salir del egosistema para vivir de lleno en el ecosistema.
    Me ha hecho pensar la idea de la ” casa” porque la encuentro reveladora.

    De nuevo gracias.

  19. Bienve dijo:

    De la reflexión de la tarde destaco:
    Vivir la vida como un proceso de transformación donde es importante abrir la mente, el corazón y la voluntad con confianza, buscando responder al Espíritu.
    Pasar del egosistema al ecosistema. Es un viaje en el que no vamos solos, vamos en relación, creando conexiones y transformado la mirada para ser capaz de contemplar y ver el Mundo y las personas desde otras perspectivas, desde la perspectiva De Dios.

  20. Marta Molina dijo:

    Me encanta soñar en comunidades para un Nazaret sin fronteras, soñar por aquello de que los sueños anticipan lo que Dios puede hacer.
    Diría que tenemos la “obligación-urgencia” de soñar, de preguntarnos qué tipo de comunidad quiere Dios de nosotras y qué tipo de nosotras quiere Dios para su misión.

    Comunidades configuradas para la “Missio Dei” donde se creen conexiones, ecosistemas que engendren y den vida; donde se viva la comunión de lo diverso; donde se busquen conversaciones significativas con los diferentes; donde se conecte el propio relato comunitario con la historia del mundo y del universo; donde el conflicto se aproveche como oportunidad para cambiar porque somos capaces de ir al epicentro, huyendo del pecado que lo envenena.

    Eduquemos y eduquémonos para expandir la conciencia y abrir las mentes (metanoia), para generar nuevas formas de pensar que permitan procesos de transformación y discernimiento suscitados e impulsados por el Espíritu.

  21. Judit Sánchez dijo:

    ¿Cómo seducir con un modelo comunitario que sea profecía? Cómo “descubrir y transmitir la mística del vivir juntos”? Siempre pido a Dios que jamás pierda de vista la dimensión comunitaria porque es la única forma de vivir que entiende el Espíritu. Creo con firmeza en la biodiversidad, que es quien nos da la gran lección de vida ( I Cor 12 (himno a la diversidad) y I Cor 13 ( himno a la caridad).
    Me encanta reflexionar sobre la importancia de la mirada; cómo es mi mirada hacia el otro? Señor, que vea!!!! …y que sepamos siempre encontrar razones para AMAR, para encontrar algo amable en el prójimo…y ver todo lo bueno… “SIN LÍMITES”
    Creo en la misión como “engendramiento” y el Espíritu Santo engendra “fecundando”. Somos, pues, el SHALIAH: qué bonito poder representar al que nos envía convirtiéndonos en CÓMPLICES DEL ESPÍRITU.

  22. Casamor dijo:

    Me ha impactado la idea de que la comunidad y la persona son don y conversación. Me hace pensar que la “Palabra se hizo carne” y que solo a través de ella puede darse su presencia. Por ello, una reflexión de fondo es; ¿qué palabras dice mi vida? y en ellas va el gesto, la mirada, el silencio, la escucha, la acogida.
    La comunidad es pues desde esta perspectiva “lazos, conexiones” y solo si tomo conciencia de “el otro tiene algo de Dios que a mi me falta”, podremos construir, podremos hacer de la misión el ser testigos del amor de Dios.
    Me ha gustado mucho la profundidad del término Shaliah; enviados con todo el poder y representando a quien lo envía. Me urge el ser palabra, conversación de Nazaret, de familia, en un mundo donde el ruido del conflicto dificulta el encuentro. En ese ser enviados, por el Espíritu, el vivir en la disponibilidad de las necesidades; una vida consagrada “para emergencias” en salida, con la mirada puesta en el otro.
    Le pido a Dios la humildad necesaria para vivir en los conflictos, para sumergirme en la transformación conciliadora que crea nuevas identidades, que nos hace hermanos trasnformados. Precioso proyecto de amor, de mirar al otro desde otras perspectivas, en conversaciones significativas con los diferentes, en nuevas formas de pensar, de amar, en perspectiva global.

  23. Gloria dijo:

    – Crear en la comunidad verdaderas conexiones, teniendo al Espíritu como gran conector.
    – integrar en las comunidades la diversidad, porque es así como nos ha creado (y llamado) Dios. NO se trata de tolerarse, sino de asumir juntas la verdadera Misión.
    – Dios nos ama porque todos tenemos una parte que puede ser amada. Ver a las hermanas con esa mirada nos hará que las queramos. Ver lo bueno que tienen los demás nos hace ver cosas nuevas sobre Dios.
    – No debemos únicamente planificar el FUTIRO, sino soñar con un PORVENIR, de la mano de Dios. Quien sueña ya está en camino.

  24. Núria dijo:

    Quedo impregnada del Adagio de Mozart en su único concierto para clarinete, compuesto tan solo a 2 meses de su muerte.
    Esa interpretación de un amor de Dios expuesto con tanta claridad, tan bien dicho, fraseado, del que intentamos hacernos eco toda la orquesta, en nuestro yo autopoyético, en comunidad recreadora.
    Legatos tan cuidados, fraseos tan sublimes que te hacen respirar con hondura, te transportan al pozo del propio yo. Desde ahí, podemos ser cómplices del Espíritu y reinterpretar la melodía del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.