UN SÍNODO SOBRE LA SINODALIDAD – ¿QUÉ NOVEDAD? (por Pedro Jesús – Pueblo de Dios)

Me permito traer aquí, a mi página web, una preciosa reacción de Pedro Jesús -Pueblo de Dios, a la convocatoria del Sínodo sobre la Sinodalidad. Pudiera parecer un Sínodo “sin importancia”, dado que hay intereses particulares, que nos importan más. Pero este Sínodo nos hace contemplar el bosque y no solo los árboles, nos lleva al Todo. Es aquí donde una gran revolución puede comenzar. Le dejo la palabra a Pedro Jesús:

¡No tengáis miedo a lo nuevo! Porque se trata de “algo nuevo”. Es una gran Alegría para toda la Iglesia, para todo el pueblo.

El papa Francisco convoca, por fin, lo que algunos llevamos pidiendo y esperando desde hace décadas: un Sínodo sobre la “Eclesiologia de Totalidad y de Comunión” (Y. Congar), sobre el Pueblo de Dios, sobre el Cuerpo, sobre la llamada única al ¡Ven y Sígueme en comunidad!, al “id” misionero en plural, sobre la Sinodalidad.

“El TODO es superior a las partes”

Una vez realizados en estos últimos 50 años todo tipo de Sinodos sectoriales y geográficos (laicos, vida sacerdotal, vida consagrada, la familia, jóvenes,  África, Amazonia,  etc) ya ha llegado el momento ¡por fin!,  de convocar el Sínodo sobre el Sinodo,  el Sínodo sobre la Sinodalidad, como nota constitutiva (ya que va en su ADN) y no opcional de la Iglesia de todos los tiempos.

“Si entendemos que, como dice San Juan Crisóstomo, “la Iglesia y el Sínodo-Sinodalidad son lo mismo”, también entendemos que en él nadie puede ser elevado por encima de los demás, queda erradicado así todo rango y grado jerarquizante, que eleve a unos sobre otros,  eliminando toda desigualdad por motivo de género, cultura, estado de vida, formación, nivel social, cargo, función, ministerio o carisma …  “.

Las cuatro imágenes

El papa Francisco para referirse a la Sinodalidad como sinónimo de Iglesia, usa tres imágenes:

  • la PIRÁMIDE INVERTIDA (donde “la cumbre está debajo y al servicio de la base”),
  • el POLIEDRO (donde se hace sagrada la DIVERSIDAD de sensibilidades,  formas de vida, carismas y ministerios, a diferencia de la esfera que uniformiza todo por igualación y absorción) 
  • y la canoa, barca o NAO de Pedro (donde todos siendo distintos remamos en una misma dirección cada uno con la fuerza que tenga. “Todos en el mismo barco con los gozos y fracasos…” como dice la copla Todos Juntos de brotes de olivo de  hace casi 50 años).
  • Y nosotros como grupito ubuntu, del que nació la “Mesa Diocesana por la comunión eclesial” en Madrid, además añadimos a estas tres imágenes una cuarta, “UBUNTU “(entre todos, todos juntos de la mano como hermanos iguales y diversos).

Esto es, en el santo pueblo de Dios. Un PUEBLO todo él Sacerdotal, Consagrado, Carismático, Sacramental, Apostólico, Ministerial, Laical, Sinodal, Católico, Misionero, Infalible in credendo …. donde *1. el “SENSUS FIDEI o FIDELIUM”, 2. el “SACERDOCIO COMÚN, ÚNICO y UNIVERSAL” en Cristo y 3. la “VOCACIÓN ÚNICA COMÚN, UNIVERSAL y COMPARTIDA” son los ejes fundamentales en torno al que debe pivotar y articularse todo en la iglesia. Y todo es todo.

Un Sínodo que no debe dar por supuesto en la vida eclesial, el hecho fundante que “Como hijos de Dios todos somos IGUALES, con la MISMA DIGNIDAD, plenitud y perfección y todos llamados a la LIBERTAD gloriosa de los hijos de Dios”

Es un Sínodo convocado para octubre de 2022, cuyos “destinatarios es el pueblo de Dios como un todo” y tendrá, precisamente, como eje transversal la SINODALIDAD (la comunitariedad) y como LEMA tres palabras: COMUNIÓN (Koimonia), PARTICIPACIÓN Y MISIÓN.

“Por una Iglesia Sinodal: Comunión, Participación y Misión”

“La unidad es superior al conflicto”.

Son tres palabras devaluadas en la práctica y muy por estrenar en la vida y que definen la IGLESIA de JESÚS de todos los tiempos y que el papa hoy como pastor universal, nos reta a rescatar en el alma de todo bautizado y en las coyunturas y estructuras de su Iglesia: COMUNIÓN, PARTICIPACIÓN y MISIÓN.

Un Sínodo que nos llama a adquirir una “CONSCIENCIA de Sinodalidad permanente”. Y que nos pone como Iglesia en un estado de Sinodalidad PERMANENTE, y por tanto, de DISCERNIMIENTO y MISIÓN  PERMANENTE, desde la diversidad de carismas, formas de vida especificas y ministerios, derramado por el Espíritu para la misión del Reino de Dios y su justicia.

“La realidad es superior a la idea”

La SINODALIDAD consagra el hecho de que “Toda la Iglesia pueblo de Dios es sujeto y todos en la Iglesia somos sujeto”, por tanto la sinodalidad es la mejor vía para acabar con el cáncer del clericalismo y así poder trasparentarnos eclesialmente ante el mundo,  como “sacramento de reconciliación y unidad de todo el género humano”.

Algo NUEVO está naciendo ¡ No lo notais!

Al papa le encanta abrir procesos transversales que impliquen a todos.

“El tiempo es superior al espacio.”

Un proceso irreversible se está iniciando con la convocatoria de este Sínodo (sobre  “lo que nos une e identifica a todos los cristianos: caminar juntos unidos y entrelazados”) como continuidad y fruto de otros muchos procesos iniciados anteriormente, como eslabones de una misma cadena. 

El Espíritu es el alma de la sinodalidad. Sin el Espíritu “somos ciegos guiando a otros ciegos”.

Gracias Señor!!!.
Todavía no me lo creo.
Mi alma rebosa de gozo y lo hace en gratuidad, sin esperar nada, sin expectativas humanas y preconcebidas, respecto a los frutos del Sínodo y del proceso ya ab
ierto.

Estas palabras rebosan del corazón ante el hecho de constatar de que para Dios no hay nada imposible.

GRACIAS Señor.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a UN SÍNODO SOBRE LA SINODALIDAD – ¿QUÉ NOVEDAD? (por Pedro Jesús – Pueblo de Dios)

  1. Maravilloso estas descripciones de la Sinodalidad. PERO las conclusiones del Sínodo Amazonía y más aún aprobada sobre los dos tercios sobre los viri probati y la mujer como diácono, suponiendo que el Espiritu Santo reinaba en el Sínodo en la Carta del Papa que vertió sus orientaciones sobre dicho Sínodo PRÁCTICAMENTE desligitimó sus conclusiiones y ésto me provocó una profunda decepción, más aún en los hechos la Iglesia “contra facta no sunt argumenta” obedece al conservadurismo curial del Vaticano que a la esencia del Evangelio. Pedro Aranda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.