A pesar de todos los pesares, ¡hay Navidad!

A pesar de todos los pesares, ¡hay Navidad!
A pesar de todos los pesares, Dios se nos acerca
y se nos nace
y aparece su Gracia y su Belleza
en el Niño Jesús.
Y María y José
lo acogen: ella y él son
lo mejor de nosotros,
representantes carismáticos de toda la humanidad.

Y Jesús fue depositado por el Abbá
en las mejores manos,
y reposó en el mejor regazo
y sintió los abrazos más cálidos y sinceros
y fue besado tantas y tantas veces
por aquella joven pareja, hasta entonces anónima,
María y José.

Acojamos también nosotros
esta Navidad 2011 que se nos ofrece.
A pesar de todos los pesares,
hay Navidad en nuestro mundo, en nuestra Iglesia, en nuestras Congregaciones, en nuestras Familias.
A pesar de todos los pesares,
nada definitivamente malo
puede sucedernos
porque el Abbá –a través de María y José-
han puesto al Niño Dios en nuestros brazos.
Abracémoslo y besémoslo
en todo ser humano, especialmente,
en los pequeños, los diferentes, en los otros…
Y de seguro que nos dirá:
“Pasa, bendito de mi Padre,
porque nací y me acogiste, y besaste y abrazaste…”.

Y el Espíritu Santo, nuestra santa Ruah,
camuflado de miles de ángeles, luces, villancicos, turrones y cavas,
nos hará estallar de felicidad:
¡Gloria en el Cielo y Paz en la tierra!

Mi felicitación (video)

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.