LA GRACIA DE LAS GRANDES OPORTUNIDADES

La inspirada canción de la artista chilena Violeta Parra ¡Gracias a la Vida que me ha dado tanto…! nos sigue hoy impresionando. La Gracia nos sale al encuentro y nos acosa de mil formas: son las grandes oportunidades que se nos presentan. Los italianos suelen decir cuando una de esas oportunidades se pierde: ¡peccato! Y es verdad, en eso consiste el pecado: en desaprovechar y perder una gran oportunidad. A no desaprovecharlas nos invita la Palabra de Dios proclamada en este domingo 28, a través de tres personajes que aprovecharon su oportunidad: el sirio Naamán, el leproso samaritano y Saulo de Tarso. 

Naamán:  “al final cedió… y se sanó”

Naamán el jefe sirio se vio invadido por la lepra. Buscó denodadamente la curación, pero no la hallaba. Una joven israelita, sierva suya, le sugirió un encuentro con el profeta Eliseo. Naamán le hizo caso; pero la experiencia le resultó absolutamente decepcionante: no fue recibido personalmente por el profeta, sino por un siervo que le transmitió lo que debía hacer: ¡bañarse en las aguas del río Jordán! Ante la insistencia de sus acompañantes Naamán se decidió a jugarse la última carta. Al bañarse en el Jordán su carne rejuveneció como la de un niño: aprovechó la oportunidad de Gracia y la Gracia aconteció. 

Hay entre nosotros quienes prefieren la costumbre a la novedad, lo ya sabido al riesgo, la mediocridad, la medianía. “Lo peor no es tener un alma perversa, sino un alma acostumbrada”. Naamán el leproso, fue un ejemplo de inconformismo. No quiso reconciliarse con su enfermedad… buscó… y encontró. El mismo Jesús lo puso como ejemplo ante la gente acostumbrada de Nazaret, sus paisanos.

El “extranjero” agradecido era “samaritano”

Jesús iba de camino Jesús hacia Jerusalén, donde presentía su final. En medio del camino llegó a una periferia: un espacio reservado para leprosos judíos y samaritanos. Éstos le gritaban pidiendo auxilio, querían aprovechar la oportunidad de un encuentro con el Gran Taumaturgo. Jesús les atendió y les ordenó presentarse ante los sacerdotes de Jerusalén. ¡Quien sabe si con ello quiso decirles: “¡Seguid mi camino, que yo también me encamino hacia Jerusalén!”.  En el camino todos sanaron, pero sólo uno se acercó a Jesús para agradecérselo. ¡Era samaritano! Para él era suficiente mostrarse ante su gran Sacerdote, que era Jesús. La experiencia de la Gracia se convirtió en él en acción de gracias.

El perseguidor transformado

Saulo de Tarso tenía el alma enferma: perseguía, encarcelaba, respiraba amenazas de muerte contra el grupo de los seguidores de Jesús. Jesús resucitado le salió al encuentro y con su Luz lo cegó y lo derribó…  Saulo perdió la visión. Entró en la oscuridad. Descubrió que Alguien había tocado su vida. ¿Quién eres? Preguntó. “Jesús a quien tú persigues”, respondió.

Saulo no pudo resistir a tanta gracia. Cuando se le abrieron los ojos, renació a una nueva visión, a una nueva vida. Llegó a decir: “No soy yo quien vive, es Cristo Jesús quien vive en mí”. Pablo confesaba que siempre que no se lo merecía… pero fue agraciado. Por eso, repetiría tantas veces: ¿qué tienes que no hayas recibido? 

Conclusión

También a nosotros nos puede sorprender cualquier día una Gracia inesperada.¡No desaprovechemos las oportunidades de Gracia que la vida nos ofrecen! No seamos impacientes como Naamán: esperemos el momento de la Gracia, a pesar de las apariencias. No seamos desagradecidos como los nueve leprosos judíos, que después de sanar, se olvidaron de Jesús. No nos dejemos llevar -como Saulo de Tarso- por el odio, el resentimiento, por la ceguera, porque eso nos hace enemigos de Jesús 

¡Seamos agradecidos! “No demos por supuesto el agradecimiento”: ése es el culto que agrada a Dios: como Naamán cuando recuperó su cuerpo sana como el de un niño recién nacido, como el leproso Samaritano que, emocionado le dio las gracias a Jesús; como Saulo de Tarso, convertido en un gran apóstol de Jesús, San Pablo.

¿Oportunidades gracia? Tendremos muchas en la vida. Estemos atentos. Aprovechémoslas y también nosotros podremos cantar Gracias a la Vida… sí la Vida con mayúsculas que nos sale al encuentro en nuestra vida. Y no olvidemos ¡cada Eucaristía es, debe ser una acción de Gracias!

Publicado en Palabra de Dios, tiempo litúrgico | Deja un comentario

“ROSARIO DE LA MISERICORDIA”

7 octubre 2022. Un rosario del todo especial. Los misterios de la Misericordia que nuestra humanidad nunca, nunca, debería olvidar. Los misterios que inician el cambio hacia un mundo distinto. Contemplemos a María, nuestra madre, desde esta perspectiva. Acojamos la invitación a orar con los cinco misterios de la Misericordia. ¡Detengámonos durante 20 minutos para orar… para contemplar… para conmovernos… al ritmo de la Misericordia y de un rosario pocas veces así contemplado.

Publicado en General | Deja un comentario

CONVERSACIONES COMUNITARIAS: FUERZA TRANSFORMADORA Y REVOLUCIONARIA

Alvin Ong, Conversation, 2021

No hay sinodalidad sin conversación, es decir, sin conversaciones a lo largo del camino que recorremos juntos. Tenemos la convicción de que, mientras conversamos a lo largo del camino, un acompañante invisible se nos acerca y nos pregunta: “¿Qué conversación lleváis por el camino?” (Lc 24,17). 

Decía Octavio Paz, nóbel de literatura el 1990 que “un pueblo comienza a corromperse cuando se corrompe su gramática y su lengua”. Hoy hablamos mucho, pero las palabras no significan nada. Nos apoyamos en ellas para seguir hablando, conscientes de que no significan nada. También en la Iglesia tenemos el peligro del “hablar vacío”: homilías, documentos, palabras que se dirigen al aire, sin pensar en quien debe leer y escuchar: “Que toda palabra escuchada sea para nosotros enseñanza, que toda palabra dicha sea motivo de consuelo” (Maria di Campello). No confundamos la auténtica conversación con el decir dicharachero.

 El “porqué” de la “conversación” 

Uno de los males más serios que puede afectar a una comunidad es la poca o nula calidad de sus conversaciones. Se constata en la obviedad de lo que se dice (¡hace calor o frío!, dice la radio o la TV…), o en los silencios que median en una reunión comunitaria (unos que hablan por hablar porque no soportan el estar juntos en silencio, y otros que sistemáticamente callan y se muestran desconectados).

Una conversación carece de calidad cuando se evita en ella compartir ideas, sentimientos, sueños; cuando se recurre al tópico, a lugares comunes, a frases con poco o nulo sentido. El resultado suele ser la emergencia de un ambiente de relaciones vulgares, poco significativas, estériles. ¡Nada extraño que tales reuniones resulten poco deseables y pesadas!

Los tiempos del silencio

Pasaron ya los tiempos en que tanto se valoraba el silencio. Hasta nos confesábamos de “haber faltado al silencio”.

En contrapartida, nuevas líneas de espiritualidad nos piden hoy hacer del silencio la matriz de nuestra vida espiritual: “En el centro soy silencio” -dice un maestro espiritual actual-. O también se nos invita a formar parte de “los amigos del silencio”.

En este contexto resulta curiosa la invitación a ser “amigos de la conversación”, a crear “comunidades conversacionales”. Esta invitación no quiere decir que hablar por hablar sea bueno, porque eso no no cambia necesariamente los sentimientos o las ideas propias o las de los demás[1]. Lo que sí es muy bueno es entablar conversaciones significativas, generativas. Y estas conversaciones sí que nacen del “silencio” o entrada en el misterio interior de cada uno de nosotros. Quien conversa consigo mismo y con el Misterio que nos habita, después conversa con los demás. La auténtica conversación  “convierte y nos hace obedientes a la verdad” (Humberto Maturana), transforma. Existen muchísimos poemas sobre el amor; prácticamente ninguno sobre la conversación. Conversar puede ser peligroso para el “status quo”.

Hacia la “nueva conversación” del siglo XXI: los temas 

Cada nueva época cambia sus grandes temas de conversación. También hoy nuestros temas de conversación -y me refiero ahora a nuestras comunidades y también a las familias – cambian o deben cambiar.   

Hay quienes reclaman la “nueva conversación” del siglo XXI. Ésta no debe tener como objetivo desarrollar el habla, sino cambiar a las personas, prender en ellas fuego. Es mucho más que emitir y recibir información, o intentar sorprender a los demás con nuestras palabras. La auténtica conversación nos lleva a entrar en una aventura, porque nos pone en trance de cambiar nuestra manera de ver el mundo e incluso puede cambiar el mundo a causa de la maravillosa ecología de las ideas o de la mente.

Las personas escépticas, para quienes nuestro mundo está regido por el determinismo de las fuerzas económicas, políticas o por las superpotencias, el conversar no sirve de nada: es bla-bla-bla. Para tales personas conversar es inútil: pura distracción, pura tertulia y diversión; y añaden: “¡conversando… nada cambia!”.

Quienes, sin embargo, entienden que la fuerza que rige el mundo es el amor, la cooperación, el inter-cambio cultural, generacional, religioso … ya no hay escepticismo, sino esperanza: ¡las conversaciones pueden cambiar el mundo! Jesús mantuvo una extraordinaria y sorprendente conversación con la humanidad de su tiempo. La inició en un pequeño espacio de la tierra…. pero después sus ondas llegaron los confines del Imperio romano. ¿No sucedió así en el Renacimiento, la Ilustración, la Modernidad, la Posmodernidad…? ¡Revoluciones que surgieron de conversaciones! 

Hoy estamos necesitando un nuevo discurso, un nuevo relato… “nuevas conversaciones”. Las conversaciones expanden nuestra conciencia. Y así lo constatamos. ¡Nuestra conciencia puede abrirse hoy a una extraordinaria expansión!

Quienes, en cambio, desean mantener el “statu quo”, que nada cambie, sospechan y se sienten amenazados por las conversaciones y hay quienes introducen palabras-talismán para acallar las protestas: palabras utilizadas como armas de guerra -más poderosas que cañones- para subyugar a millones.

El arte de las conversaciones “generativas”

Hoy nos preguntamos: ¿qué estamos haciendo con nuestro poder conversacional? No conversamos para dar información ni meter ideas en la cabeza de los demás. Conversamos para hacer que se encuentren nuestras mentes, aporten sus recuerdos y costumbres distintas. La conversación es como una chispa que brota de dos mentes. Las pausas en una conversión no hacen ningún daño. Ayudan a re-pensar. Personas calladas han sido capaces de expresar sus ideas y nos han sorprendido. “Generar una conversación entre iguales es, en este momento, el arte supremo”.

Mediante el intercambio verbal, contribuimos al desarrollo intelectual, moral, emocional. Estamos entrando en una nueva era de la conversación.

En esta aventura, la comida familiar desempeña un papel central… una buena conversación durante la comida es un arte que aún tenemos que desarrollar. Comer juntos ha sido con frecuencia un acto parecido a un servicio religioso, que celebraba el hecho de estar juntos y pertenecer a la misma comunidad, pero que no implicaba necesariamente una conversación. Mantener una conversación durante las comidas implica un tipo de hambre especial.

El gran filósofo francés de la gastronomía Brillat-Savarin distingue entre los placeres de la comida y los placeres de la mesa. De los placeres de la mesa forma parte importantísima la charla agradable sobre temas que valen la pena. Compartir los alimentos puede contribuir a crear una sensación de bienestar y simpatía, pero también ofrece mucho más. Si siempre sirves exactamente el mismo tipo de alimentos, pronto se acabarán las cosas que se pueden decir sobre estos… En la actualidad estamos empezando a regresar a la idea de que comer consiste en participar en el proceso de la naturaleza.

La conversación, como las familias, muere cuando es endogámica. O cuando nuestros invitados tienen más o menos las mismas experiencias que nosotros. Resulta raro que personas de la misma profesión o con las mismas aficiones produzcan una charla inspiradora cuando se encuentran. La comida familiar o comunitaria es ideal para dejar de hablar de trabajo y para mezclar diferentes tipos de conversaciones, explorar territorios nuevos. 

No olvidéis la hospitalidad… porque por ella, sin saberlo, algunos hospedaron ángeles (Heb 13,2).

En la sociedad posmoderna y digital de hoy se observan escenas donde los ipad, las tablets, los móviles, dominan abrumadoramente el contacto humano. La mente, multiestimulada está distraída. Prima lo urgente sobre lo importante, la velocidad, sobre la calma.

El arte de la conversación dice que “otra comunidad es posible”

Hemos de recuperar el arte de la conversación en nuestras comunidades. Así volveremos a ser comunidades para el encuentro de mentes, corazones que intercambian y comparten experiencias, intuiciones, dudas, miedos. Una conversación fluye y avanza sorteando barreras. La conversación no solo vuelve a barajar las cartas, ¡crea cartas nuevas! 

La conversación requiere la capacidad de: formular preguntas inteligentes, escuchar con empatía y paciencia, ponderar el silencio, interlocutor sonoro, leer los mensajes de un cuerpo maltratado (mirada, timbre de voz, postura, gesto, expresarnos con brevedad y claridad -es ahí donde más brilla la palabra). 

“Pensar es hablar con uno mismo, conversar es encuentro y creatividad”. La charla sin reflexión está vacía.  Cambia la forma de pensar y ayudarás a cambiar el mundo. Escribe Theodore Zeldin

“Considero que pensar consiste en juntar ideas, que las ideas jueguen entre ellas, que aprendan a bailar y a abrazarse. Esto lo aprecio como un placer sensual. Las ideas nadan constantemente en el cerebro, buscando como si fueran esperma el óvulo con el que puedan unirse para producir una nueva idea. El cerebro está lleno de ideas solitarias que le están pidiendo que les dé sentido y que las reconozca como interesantes. El cerebro perezoso sólo las clasifica en viejos compartimentos, como un burócrata “que quiere una vida fácil. El cerebro activo recoge, elige y crea nuevas obras de arte a partir de las ideas.”[2].

Conversaciones con Dios

Shabnam Miller, Conversation with God

Hay, en fin, muchas personas afirman que mantienen conversaciones con Dios. La Biblia nos ofrece tales conversaciones en las más variadas circunstancias. Los Salmos tiene frecuentemente la configuración de auténticas conversaciones con el Misterio divino: conversaciones de alabanza o de lamentación, de súplica o de acción de gracias.

Las conversaciones con Dios han tenido una influencia enorme en el comportamiento de la gente y de los pueblos a lo largo de la historia. Quien conversa con Dios siente el impulso y la incitación hacia acciones atrevidas, o el consuelo en situaciones de infortunio. La conversación de los místicos puede proporcionar un buen punto de partida para la discusión sobre el arte del desapego, de no sentirse abrumado por el sufrimiento humano.

Conversaciones con “los otros” 

La conversación nos enfrenta con la complejidad humana de cada persona, de cada individuo, de cada grupo. El conversar con toda esa complejidad nos vuelve humildes, pero también nos inyecta el gozo de compartir la humanidad con “otros” en el respeto mutuo. Después de semejantes conversaciones, algo se transforma en nosotros. No seguimos siendo la misma persona. 

Estamos en el tiempo de lo “inter”, de la expansión de la conciencia, de la nueva conciencia. La conversación convierte y transforma.


[1] Cf. Theodore Zeldin, Conversation, The Harvill Press, London, 1998.

[2]Theodore Zeldin. Conversación. Cómo el diálogo puede transformar tu vida: ,6. Cómo la conversación estimula el encuentro de las mentes, Plataforma Editorial (2 enero 2019).

Publicado en General, Vida consagrada, Vida Religiosa | Deja un comentario

EL GRANITO DE MOSTAZA Y LAS TRES PREGUNTAS

Cuando nos miramos interiormente descubrimos que nuestra fe es débil, exigua: ¡que somos hombres, mujeres, de poca fe! Como los apóstoles le pedimos a Jesús: “Auméntanos la fe”; o como aquel padre a la espera de la curación de su hijo: “Señor, yo creo, pero aumenta mi fe”. Y Jesús responde: si vuestra fe fuera como un granito de mostaza realizaríais portentos: una encina arrancada y llevada al mar, moveríais montañas. Jesús también responde con una de sus chocantes parábolas: la de las tres preguntas. Es el texto del domingo 27.

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

UN ABISMO NOS SEPARA ACÁ… PERO MÁS… ALLÁ

El relato evangélico del domingo XXVI es estremecedor, a pesar de la cortesía que manifiestan todos sus personajes. Jesús les cuenta a unos “amigos del dinero” lo que él imaginaba que sucedería entre Abraham y dos de sus hijos: un mendigo y un rico. Aunque en su parábola Jesús no menciona a Dios directamente, sí lo hace indirectamente porque Lázaro significaba “¡Dios ayuda!”. La parábola se divide en tres escenas: la primera en el palacio del rico, la segunda en el palacio del cielo y la tercera el diálogo entre el rico y Abraham.

Sigue leyendo
Publicado en Palabra de Dios, tiempo litúrgico | Deja un comentario

GENEROSIDAD, INCLUSIÓN, SAGACIDAD

Generosidad, inclusión y sagacidad. He aquí las tres palabras que resumen el mensaje del profeta Amós, del apóstol Pablo y de Jesús, nuestro Señor en este domingo 25 del tiempo ordinario. 

Sigue leyendo
Publicado en General | 1 comentario

“MÁRTIR EN EL ALMA”… MARÍA-IGLESIA

Con motivo de su visita pastoral a Turín (2 mayo 2010) y ante el Santo Sudario, el Papa Benedicto XVI ofreció una bellísima meditación sobre la teología del sábado santo: “El sábado santo es aquel intervalo único e irrepetible en la historia de la humanidad y del universo en que Dios, en Jesucristo, compartió no solo nuestro morir, sino también nuestro permanecer en la muerte. ¡La solidaridad más radical!”.

San Bernardo dice de María: “Jesús murió en su cuerpo, ¿y ella no pudo morir en su corazón?… No os admiréis, hermanos, de que María sea llamada mártir en el alma”.

Sigue leyendo
Publicado en María en la comunión de los Santos | Deja un comentario

LA OTRA PERSPECTIVA: ¡NO EL PECAR… SINO EL PERDERSE!

En lugar de emplear la terminología del “pecado”, las lecturas de este domingo XXIV nos hablan de “perdidos”, “perdición”, “extravío”.  Y nos presentan tres ejemplos: “Perdido y extraviado” estuvo el pueblo liberado de Egipto cuando se entregó idolátricamente a un dios extraño. “Perdido y extraviado” estaba Saulo cuando siendo un judío celoso de la ley perseguía a muerte a los cristianos, y en ellos a Jesús. Perdidos estaban los dos hijos de la Parábola cuando el más joven abandonó la casa y se fue a experimentar otro mundo, y el mayor se negó a entrar en la sala de fiesta.

Es interesante la perspectiva que Jesús adopta: no habla de “pecado”, sino de “pérdida”, de “extravío”. Perdida está aquella persona que desconoce dónde se encuentra exactamente, que ha equivocado el camino y no sabe ya adónde dirigirse. Pero Jesús también reconoce que cuando alguien se pierde, Dios mismo es el perdedor… y por eso ¡reacciona!

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

MISTERIOS DE VIDA – ROSARIO DE NAVIDADES

Es oración contemplativa. Dejarse llevar por el Misterio de la Encarnación… que va dejando su impacto imperceptible en nosotros. El Misterioso Dios se apodera de una joven María -la convierte en “segunda Eva”-, la desposa con su joven esposo José … y el Espíritu Santo comienza su obra maestra para que surja en la Creación del Abbá la Creatura divina más insospechada… el Niño Jesús. Hoy -8 de septiembre- celebramos el nacimiento de la 9 meses antes inmaculadamente concebida -8 de diciembre-: ¡Felicidades, María!

Publicado en General | Deja un comentario

¿QUIÉN PODRÁ RASTREAR LO QUE ESTÁ EN EL CIELO?

La cuestión: ¿Qué camino seguir en la vida? ¿Qué hacer para encontrar el camino recto que nos lleve a cumplir lo que Dios quiere de nosotros, de nuestro mundo? Hoy se habla mucho el discernimiento espiritual para conocer la voluntad de Dios. La lectura del libro de la Sabiduría (9,13-18) nos lo plantea con mucho realismo: ¿quién podrá “rastrear lo que está en el cielo, conocer lo que Dios quiere?

Sigue leyendo
Publicado en tiempo litúrgico | Deja un comentario