LAS DOS ENTRADAS EN JERUSALÉN: JESÚS Y PILATOS

Comienza hoy la semana más sagrada del año. La que era más sagrada en el calendario judío en tiempos de Jesús. La que es más sagrada en nuestro calendario cristiano y que denominamos “semana Santa”.

Sigue leyendo
Publicado en General | 2 comentarios

LA DECISIÓN DE MATAR A JESÚS

Preparación:

En este día la palabra de Dios nos propone cómo fue la condenación a muerte de Jesús. Que no deje de sorprendernos por conocida. Que el Espíritu Santo nos ayude a interpretar lo que humanamente fue el peor de los errores, el peor de los crímenes.

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

LA COMUNIDAD QUE NACE “BAJO LA CRUZ”: “Cuando sea elevado atraeré a todos hacia Mí”

La comunidad cristiana y religiosa nace cuando todos nos encontramos “bajo la cruz de Cristo”. Allí y sólo allí se produce una insospechada revelación. Descubrimos que:

Jesús murió “por todos nosotros”, porque todos somos pecadores

  • Bajo la cruz nadie puede vanagloriarse; nadie puede autojustificarse; nadie puede pretender imponerse a los demás, como mejor, como menos necesitado.
  • Bajo la cruz todos nos sentimos culpables, cómplices, pecadores; nos presentamos con las manos vacías, el peso de nuestro pecado y el vacío de nuestro corazón.
  • Las diferencias entre los miembros de la comunidad parecen ridículas ante esa elemental y trágica coincidencia de todos en el pecado.
  • Bajo la cruz todos estamos hermanados en la pobreza, en la prisión de nuestro común pecado.

Jesús nos liberó y nos congregó en comunidad y nos concedió el don de la comunión mutua

  • Bajo la cruz todos solidariamente experimentamos la salvación, la libertad, el consuelo.
  • Todos nos sentimos agraciados para formar parte de la familia escatológica de Dios, amigados desde un mismo Espíritu que el Crucificado envía sobre nosotros.

¡No tiene sentido continuar divididos, oponernos mutuamente, devorarnos unos a otros!

La contemplación de la amargura y de la muerte de Jesús descongela nuestras relaciones hostiles y le da razón a Cristo.

Bajo la cruz, “¿cómo podríamos permanecer cerrados frente al `corazón abierto de Cristo’?”[1]. La proximidad a la cruz de Cristo nos aproxima entre nosotros.

La comunión en las cosas negativas

La cruz nos manifiesta que en todos nosotros subyace una pobreza común, un sufrimiento común, un pecado común. 

  • El reconocimiento y la confesión de esta realidad es el primer paso para que nazca la comunidad. Es lo que Jürgen Moltmann y antes D. Bonhoeffer dieron en llamar “comunión en las cosas negativas”, comunidad desde el pecado[2].
  • Los pobres, los necesitados suelen ser mucho más solidarios que los ricos; los perseguidos y torturados suelen estar muy prontos para la ayuda mutua. En todo caso, la comunión en las cosas negativas, precede a la comunión en las positivas.
  • La verdadera comunidad cristiana nace de la puesta en común de nuestra pobreza, de nuestro sufrimiento, de nuestros pecados. El pecado oculto, la pobreza disimulada, el sufrimiento no revelado, separan de la comunidad. El mal enerva la soledad:

“El pecado quiere estar a solas con el hombre. Lo separa de la comunidad. Cuanto más solo está el hombre, tanto más destructor es el poder que el pecado ejerce sobre él; tanto más asfixiantes sus redes, tanto más desesperada la soledad. El pecado quiere pasar desapercibido; rehuye la luz. Se encuentra a gusto en la penumbra de las cosas secretas, donde envenena todo el ser»[3].

D. Bonhoeffer, Vida en comunidad,

El pecado es desenmascarado

Pero cuando, los miembros de la comunidad se sitúan “bajo la cruz de Cristo”, el pecado queda desenmascarado:

  • tiene forzosamente que salir a la luz,
  • manifiesta su rostro deforme sin ningún tipo de máscaras;
  • la verdad del Crucificado lo destruye.
  • Por eso, al compartir el pan del propio sufrimiento, del propio pecado, los miembros de la comunidad hacen que ésta nazca.

En una comunidad bajo la cruz el pecado está siempre denunciado, pero por el Señor, no por los hermanos.

  • La cruz proclama simultáneamente el perdón de los pecados y la victoria de la misericordia sobre la ofensa.
  • Por eso, en la comunidad religiosa, que se sitúa bajo la cruz, se desenmascara el fariseismo y la hipocresía, cualquier tipo de autojustificación; pero también la inmisericordia con el hermano, las actitudes de venganza o de justicia conmutativa.

Nace la comunidad bajo la cruz, cuando estamos dispuestos a confesar nuestro pecado, a compartir nuestro sufrimiento, a poner en común nuestra pobreza. Es decir, cuando vencemos la terrible vergüenza pública se ponen los cimientos más sólidos de la comunidad.

A partir de aquí, hay que construir posteriormente la comunidad desde la comunión en lo positivo.


[1] Cf. Moltmann, J., “Ecumenismo bajo la cruz”, en Teología de la cruz, ed. Sígueme, Salamanca, 1979, p. 166. 

[2] Cf. Moltmann, a. c., p 172; D. Bonhoeffer, Vida en comunidad, Ed. Sígueme, Salamanca, 1982, pp. 91-98. 

[3] Bonhoeffer, D., o. c., p. 91. 

Publicado en General | Deja un comentario

¡CREER EN JESÚS! LA PUERTA DE ACCESO A LA FE

Preparación:

Estamos invitados hoy a reafirmar nuestra fe en la identidad divina de Jesús. Es fácil que compartamos algunas de las dificultades que tuvieron sus contemporáneos: “¡Tú no eres más que un hombre!”. El Espíritu del Padre nos llevará a la verdad completa..

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

“ET INCARNATUS EST DE SPIRITU SANCTO EX MARIA VIRGINE ET HOMO FACTUS EST”

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

MISIONERO “EN SALIDA” Y YA EN EL CIELO – RICHARD TODD, CMF

Ayer, día de la Anunciación del Señor, nos dejó un gran misionero claretiano: el P. Richard Todd. Siempre me impresionó su grande talla, que encerraba un corazón mucho más grande todavía. No extraña que ya en sus últimos sus pies no pudieran soportar tanta grandeza.

Sigue leyendo
Publicado en In memoriam | 1 comentario

“QUIENES PECAN SON ESCLAVOS DEL PECADO”

KARA WALKER

Preparación:

En esta “lectio divina” nos vamos a ver confrontados con el tema de la “fe” en Jesús. Necesitamos una ayuda especial del Espíritu para que nos sea concedido “creer más” y así obtener más espacios de libertad.

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

“YO SOY LA LUZ DEL MUNDO” ¿Y SI ES VERDAD?”

Que el Espíritu Santo nos conceda la gracia de escuchar y creer en el testimonio de Jesús, un testimonio que viene avalado por el testimonio misterio de Dios Padre a través de lo que Jesús hace.

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

ALIANZA, OBEDIENCIA Y CRUZ (Domingo V de Cuaresma y día internacional del Síndrome de Down)

Tres son las palabras que condensan el mensaje de la Palabra de Dios en este Domingo quinto de Cuaresma: Alianza, Obediencia y Cruz.

Sigue leyendo
Publicado en General | Deja un comentario

JOSÉ “DE MARÍA Y JESÚS”, EL PRIMERO EN LA GRAN CONVOCATORIA (19 marzo 2021)

Preparación: 

En medio de la Cuaresma aparece la figura del hombre justo, hijo de David, de Jacob, esposo de María, José. La Iglesia nos lo presenta como un pionero en el camino de la fe.

Lectura:

Jacob fue padre de José, el marido de María, y ella fue la madre de Jesús, a quien llamamos el Mesías. El nacimiento de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; pero antes de vivir juntos se encontró encinta por el poder del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciar públicamente a María, decidió separarse de ella en secreto. Ya había pensado hacerlo así, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, descendiente de David, no tengas miedo de tomar a María por esposa, porque el hijo que espera es obra del Espíritu Santo. María tendrá un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús. Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados”. Cuando José despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado (Mt 1,16.18-21.24a:).

“El esposo de María, la madre de Jesús” es la expresión que identifica a José.

  • Dios unió a José con María de forma indisoluble.
  • En ellos dos se realiza el sueño del Génesis: no serán dos, sino uno; y también lo que dijo más tarde Jesús: “lo que Dios ha unido, que nadie lo separe”.
  • También para María José era  referencia de identidad. José también le dio identidad al hijo de María.
  • Al acoger ser su esposo, acogió también al Hijo de María hasta el punto de darle el nombre y reconocerlo como suyo.
    • En ese momento, Jesús recibió a través de José, la legitimidad davídica.
    • La genealogía de Jesús es la genealogía de José.
    • A través de José, Jesús se integra en lo más relevante de la historia de Israel.
  • ¡No separemos lo que Dios ha unido! Nunca María sin José. Nunca José sin María. Nunca ambos sin Jesús.

Meditación:

También José -como María, su esposa- pasó por la noche de la fe.

  • Sus planes personales se vieron profundamente afectados por la vocación que el ángel de Dios le transmitió: acoger a María como esposa en su casa y dar nombre, identidad davídica, humana, varonil al hijo de ella.
  • En José aparece también el “fiat” suyo, como antes lo había sido el “fíat” de María: “hizo lo que el ángel del Señor le había dicho”.
  • La vocación cristiana es una llamada a trascendernos, a ir más allá de lo sospechado. No hay mayor dignidad que ser -en algún momento de nuestra existencia- interpelados por el mismo Dios y recibir de Él o a través de alguno de sus mensajeros una misión.

Oración:

Abbá, nadie queda excluido de tu proyecto. Para cada uno de nosotros tienes reservado “un camino virgen” como decía tu poeta León Felipe. Gracias por tus llamadas, por esta gran convocación que vas realizando a lo largo de la historia de la humanidad. Muchas gracias por dirigirnos también a nosotros tu llamada. Que brote espontáneo de nuestro corazón un permanente ¡fiat!

Contemplación:

José, María, fueron los primeros llamados, pero no lo únicos.

  • Como muestran las genealogías de Jesús, ellos estaban integrados en una gran convocatoria realizada por Dios desde Abraham (genealogía de Mateo) o incluso desde Adán (genealogía de Lucas).
  • Más todavía: la convocatoria divina continuó actuando en el mundo: desde los primeros discípulos y discípulas de Jesús hasta nosotros mismos, también agraciados con esta gran convocatoria.
  • Contemplar a María y a José -en este contexto- se convierte para nosotros en el gran estímulo para responder con la mayor generosidad y entrega a la llamada. ¡Qué fantástico es formar parte de esta gran comunidad del Reino de Dios!

Acción:

Siéntete un instrumento dentro de una gran orquesta. Unido o unida a toda ella trata de escuchar la música del Reino de Dios, interpretada por todos.

Un link:

San José, corazón de esposo y padre
Publicado en General | Deja un comentario