CONFLICTO – EPISODIOS Y EPICENTRO – CATALUNYA COMO SÍNTOMA

Es obvio que no soy político. Aunque sí es verdad que el curso de doctorado y mi tesis doctoral versó sobre “la teología política”. Centré mi reflexión en un gran pensador francés del siglo XIX, Felicitè de Lamennais, como precursor y paradigma de una nueva teología política. Pasado el tiempo llego a pensar que la teología política es, sobre todo, “pneumatología política” o el secreto y misterioso protagonismo del Espíritu de Dios que impulsa a la humanidad hacia el Reino de Dios”. En esta clave, hablo del conflicto de Catalunya como síntoma. Calificarlo de “separatismo” es simplista e incorrecto. Considerarlo “anticonstitucional” es una invitación a preguntarse si es el “hombre para el sábado” o “el sábado para el hombre”. Definirlo como “lucha de identidades” es olvidar que la identidad es “narrativa”. ¡No es cuestión de “episodios”, sino de “epicentro”!

Insuficiencia de los “episodios” – ¡encontrar el “epicentro”! (John Paul Lederach)

Los indultos son un episodio. Un episodio más. Así lo ha sido la rebelión. Así lo han sido las largas sesiones de juicio. Así lo han sido los interminables meses de cárcel, para quienes los padecen quienes han liderado una causa, defendida por muchos. No se podía condenar a todos… pero algunos debían ser condenados por todos.

Esos son los episodios de una gran rebelión, de una prolongada indignación. Los episodios son muchos… muchos… Lo que está ocurriendo en la gran comunidad de Catalunya no es un “serio problema”, sino un “síntoma muy serio” -importante, decisivo, para toda la humanidad.

Pero, al igual que en un terremoto, los episodios son muchos, tal vez incontables. Lo más importante y decisivo es encontrar el “epicentro”, o la gran causa.

Pero ¿cuál es el epicentro del conflicto catalán? ¿Cómo descubrirlo, abordarlo, solucionarlo? No soy yo la persona adecuada para responder; pero un gran experto en la solución de conflictos como John-Paul Lederach nos habla de:

  • la importancia
    • de entablar “conversaciones significativas” entre quienes piensan y actúan de forma diferente;
    • de establecer  un diálogo con “los otros” que nos permita expandir nuestra conciencia y ver la realidad desde una perspectiva más amplia.
  • Es desde ahí
    • desde donde se resuelven los conflictos;
    • desde donde es posible detectar la razón de todo: ¡el epicentro!
    • La solución de conflictos nos “transforma” a todos, porque en el epicentro estamos “todos” implicados

Identidad “narrativa” (Paul Ricoeur) y cambio de paradigma (Thomas Kuhn)

Con el paso del tiempo la realidad adquiere otras formas, otras configuraciones. La transformación de la parte requiere la transformación del todo. La identidad es narrativa. Es la identidad propia de las realidades vivas. 

La vida se caracteriza por el movimiento autopoiético, creador desde la interioridad (Humberto Maturana). La vida no está sometida a una Constitución. Es la Constitución la que debe ir adaptándose a la vida. Esto lo explicamos cada vez mejor a través de la categoría de “paradigma” (Thomas Kuhn).  Hay momentos en los que se hace necesario un nuevo paradigma, porque el paradigma imperante se vuelve obsoleto, insuficiente y hasta opresor. El cambio de paradigma requiere re-inventar las organizaciones en todos los ámbitos y obviamente un cambio constitucional.

En la medida en que se expande nuestra conciencia definimos nuestra identidad no solo como tribal, o como nacional, sino también transnacional, mundial, planetaria. Por eso, hablamos de la “casa común”, de nuestra identidad como “especie humana”. La expansión de la conciencia y todas sus interconexiones no niegan, sin embargo, “lo particular”, “lo específico”, “lo carismático”, el valor de lo “minoritario”, de “lo particular”. La humanidad no es una humanidad de grupos clonados. Y así está siendo el relato de las “identidades humanas y grupales”: el respeto a las minorías y, al mismo tiempo, la interconexión de todo. 

La inteligencia al poder – el desbloqueo

Contemplada la realidad política y humana desde esta perspectiva hay que ser indulgentes (¡indultos!), no simplemente para perdonar, sino para comprender, para entrar en un nuevo contexto de comprensión y de transformación de todos. Se habla, y con razón, de “crear nuevos marcos de convivencia”: la ciudadanía europea, la ciudadanía global, la casa común, son expresiones de lenguaje que apuntan hacia el Evangelio de la Creación.

Necesitamos mentes lúcidas que desbloqueen la situación y ofrezcan nuevos caminos. ¡La imaginación al poder! ¡La inteligencia al poder! Estamos necesitados de una nueva imaginación que nos permita convivir a los diferentes y defender las diferencias. Para ello necesitamos “reinventar nuestras organizaciones”: organizarnos de otra manera. ¡El Reino de Dios sufre violencia! ¡La nueva ciudadanía baja desde el cielo! El Espíritu nos agita y nos lleva por senderos que ignoramos.

¡Busquemos el “epicentro” y no convirtamos en “dogmas” los episodios!

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CONFLICTO – EPISODIOS Y EPICENTRO – CATALUNYA COMO SÍNTOMA

  1. Nieves dijo:

    Gracias por tu visión abierta de la realidad ante el conflicto catalán de difícil interpretación para la gran mayoría del pueblo español. Que el Espíritu siga impulsando personas dialogantes y conciliadoras que faciliten caminos de diálogo hacia la comunión en la diversidad. Que gran verdad has expresado en clave teologal… la Constitución esta hecha para el hombre y no al revés.

  2. Carmen dijo:

    Muchas gracias por esta reflexión que comparto contigo totalmente. Los episodios son como los síntomas de una enfermedad, hay que llegar a la causa para poder sanar. Estoy plenamente de acuerdo en sentar las bases para los díalogos, los acuerdos, los intercambios de pareceres. La ley es buena si nos permite vivir en libertad. Gracias. El Espíritu aletea sobre toda carne… En Él se puede confiar pues tiene suficiente fuerza para iluminar toda mente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.