ELOGIO DE LA LABORIOSIDAD Y LA TRANSPARENCIA

La liturgia de este día, 26 de agosto de 2020, nos habla de dos virtudes importantes en la vida humana y cristiana: Laboriosidad (2 Tes 3, 6-10.16-18) y Sinceridad (Mt 23, 27-32). San Pablo nos habla de la necesidad de trabajar, y Jesús nos habla de la necesidad de ser transparentes y sinceros.

¡El que no trabaje que no coma! Elogio del trabajo

¡El que no trabaja que no coma!, nos dice san Pablo en su segunda carta a los Tesalonicenses. Sin embargo, el apóstol valora el trabajo.

Nuestro planeta tierra funciona gracias a millones de trabajadores y trabajadoras que todos los días dedican muchas horas al trabajo doméstico, a la creación y al estudio, a la construcción y reconstrucción, a la ayuda a los demás desde multitud de servicios: de investigación, gobierno, seguridad, transporte, alimentación, comercio, educación, prevención, sanación, información, justicia, creación de la belleza y arte… Éste es el planeta del trabajo incesante, día y noche. Y Dios vió al ser humano trabajando… y vio que era muy bueno, muy bello.

Por eso, el holgazán, el perezoso, el que vive voluntariamente a costa de los demás, distorsiona la belleza de nuestro planeta, genera insolidaridad y divisiones. 

San Pablo nos advierte, así mismo, que también en la comunidad cristiana (comunidades familiares, eclesiales, religiosas…) hay personas que no trabajaban y que viven como parásitos a costa de los demás. Estas son las personas que no trabajan con su talento y lo entierran dejándolo improductivo.

El trabajo puede y debe transformarse en misión: es la “missio creationis”, la misión de la creación, colaborar con el Espíritu creador en el despliegue y eco-evolución de nuestra vida, del planeta, de nuestra mente. Dios no desea ser un creador solitario: Él ha creado creadores.

¡Qué bella la expresión de Jesús en el cuarto evangelio: “¡Mi Padre trabaja y yo también trabajo!” (Jn 5,17).

Contra la hipocresía: elogio de la transparencia y sinceridad 

Si algo no podía tolerar Jesús era una “vida en la mentira”, que él describía con la imagen de los “sepulcros blanqueados”. Jesús dirigió su mensaje a los escribas y fariseos hipócritas; hoy lo traduciríamos diciendo que dirige su mensaje a la hipocresía de los teólogos o predicadores y de los “consagrados”. La apariencia parece estupenda, pero por dentro hay corrupción, vacío, mentira.

Nuestros hábitos, nuestras vestiduras litúrgicas, nuestros capisallos, púrpuras y colores, nuestras mitras y báculos, nuestras liturgias esplendorosas y transmitidas por televisión y radio, pueden ocultar corazones muy alejados de Dios y muy centrados en sí mismos y sus propios intereses. Podemos ser maestros en el anti-arte de la hipocresía, en vender baratijas a precio de oro.

Jesús llamó “bienaventurados” a quienes son pobres, misericordiosos, creadores de paz, a quienes no tienen doblez de corazón, a quienes son perseguidos… Pero reservó las “malaventuranzas” para quienes a veces somos tan hipócritas. ¡Cuánto culto a la exterioridad hay entre nosotros! Y cuando la exterioridad no la lleva uno consigo, la busca en los medios de comunicación para participar un poco de la gloria mundana.

La laboriosidad, modestia y humildad, transparencia de Jesús nos invitan a una conversión radical a la verdad de las bienaventuranzas, al camino de las bienaventuranzas.

Para contemplar
¡TRANSPARENTE! (Ricardo Rodríguez)

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.