HACIA EL PORTAL DE BELÉN

“DADO A LUZ EN LA NOCHE” (24 diciembre 2022)

Esta noche tiene un encanto especial: en ella nació Jesús. Solamente hay otra noche que se le parece y que la culmina: la vigilia pascual, en que Jesús resucitó. En estas dos noches la Iglesia se pone en vela. La magia de esta noche hace acto de presencia en nuestra sociedad secularizada: música ambiental navideña, regalos mutuos y deseos de paz, cenas familiares. Nosotros la celebramos en la intensidad misteriosa de la Eucaristía de medianoche. En la proclamación de la Palabra se nos transmite un triple mensaje:
1. Una luz grande en medio de la noche (Isaías)
2. Dios floreció en la historia (Lucas)
3. A la espera de la aparición gloriosa (carta a Tito)

1.   Una luz grande en medio de la noche (Iasías)

Acabamos de escuchar las solemnes palabras del profeta Isaías: 

“el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban en tierra de sombras y una luz brilló”. 

Esa luz grande emerge del seno de una joven mujer. Ella da a luz un Niño, descrito por el profeta con estos términos: Consejero, Dios guerrero, Padre, Príncipe de la paz. Ha llegado el esperado en las cuatro semanas del adviento. “Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación a todos los hombres”, que es el “gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo” -como nos dice la segunda lectura tomada de la carta de san Pablo a Tito.

2.   El relato: contexto, hecho y signo

El evangelista san Lucas nos relata con tres rasgos cómo sucedió: el contexto, el hecho y el signo. 

  • El contexto histórico: sucedió cuando el emperador romano Augusto decretó hacer el censo en todo el imperio. Con ese motivo, José –descendiente de David- y su esposa, María, tuvieron que desplazarse a la ciudad de Belén o Bethlehem cuyo significado era “casa del pan”. 
  • El hecho: María, la esposa de José dio a luz a su primogénito”. Y unos pastores -que velaban sus rebaños en la noche- se vieron sorprendidos por una luz de cielo y multitud de ángeles que cantaban la gloria de Dios, anunciaban lo que acababa de suceder: el nacimiento de un Salvador. 
  • La señal: un ángel los encaminó hacia Belén y les ofreció este signo: “Encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Emergió la luz de Dios en el espacio más insospechado y humilde.  

3.   ¡Cantemos villancicos!

La liturgia de esta noche nos invita -como los ángeles a los pastores- a trasladarnos simbólicamente al portal de Belén y allí adorar al Salvador que nos ha sido enviado por Dios Padre.

Cantaremos el bellísimo canto compuesto en el siglo XVII “Adeste, fideles” y otros villancicos, con los cuales nos introduciremos en el Misterio de esta noche santa. Cantar villancicos es orar, es proclamar el evangelio, la buena noticia. Así lo hacían los aldeanos (en latín villanus) cristianos de los siglos V y VI. Con un lenguaje popular inventaban melodías sencillas para transmitir –en sus catequesis- los hechos del Evangelio, especialmente la Navidad. Porque procedían de los villanos, se les llamó pronto “villancicos”.

Conclusión

De esta forma sencilla, popular, festiva, acogemos la presencia de la Luz, del Hijo de Dios, que llega a nosotros sin protocolos, humilde, con la señal de la pequeñez. ¡Ay qué Dios tan accesible! ¡Feliz Navidad!

Impactos: 122

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *