MISIONERO “EN SALIDA” Y YA EN EL CIELO – RICHARD TODD, CMF

Ayer, día de la Anunciación del Señor, nos dejó un gran misionero claretiano: el P. Richard Todd. Siempre me impresionó su grande talla, que encerraba un corazón mucho más grande todavía. No extraña que ya en sus últimos sus pies no pudieran soportar tanta grandeza.

Richard ha sido un gran misionero. Con cuánto pasión me mostraba las fotografías con las que daba acta de sus visitas a todas y cada una de nuestras misiones claretianas hasta en los más remotos de nuestro planeta. Con cuánta pasión me hablaba de las filmaciones sobre san Antonio María Claret. Por donde pasaba, derrochaba entusiasmo. Ninguna dificultad le echaba para atrás.

No puedo olvidar aquel día -hace ya muchos años, los años 90- en que vino a mi habitación y se sentó delante de mi ordenador para inscribirme en claret.org, el distribuidor de correo de los claretianos en Estados Unidos. 

A partir de ese momento nuestra comunicación era fluida. Me transmitía -desde su sensibilidad misionera- las obras de Cristología pioneras de un nuevo acercamiento al Jesús histórico, a la lectura ecológica del Evangelio, a las causas de humanización emergentes. 

Tuve la suerte de compartir con Richard -durante algunos años- la vida comunitaria y la pastoral de la Semana de Pasión y Semana Santa, en nuestras parroquias de Saint Paul (Chicago) y  de Our Lady of Fatima Perth-Amboy). Después de iniciar la invitación a la lectura del Evangelio, apretaba el mando y aparecía en una gran pantalla el relato evangélico en inglés, escenificado a partir del texto mismo del Evangelio: ello permitía no solamente escuchar las palabras, sino también emocionarse ante los gestos, las miradas, las reacciones… La homilía surgía entonces llena de espontaneidad y emoción y cercanía amigable hacia todos.

Con cuanta ilusión acogí el año pasado dar unas conferencias no lejos de Chicago. Tenía la ilusión de poder visitarlo y departir con él en nuestra casa provincial, donde convalecía. Sin embargo, no fue posible a causa de la pandemia.

Ahora, Richard, estás en el cielo. Y allí te sorprenderás ante tanta novedad, tantas personas que tu santa curiosidad hubieras querido conocer, sonreir, abrazar. En el cielo verás todas las posibilidades tecnológicas de una misión para el siglo XXI y la forma de hacer que este mundo tenga agendas de humanización, de progreso de todos los pueblos, de enriquecimiento con todas las culturas. Influye para que los sueños de una humanidad sin pobreza, sin hambre, sin discriminación de la mujer, sin contaminación, con una educación que llegue a todos, con una nueva apertura a la fe, sea posible.

El Espíritu te llevó el día de la Encarnación del Verbo a “la otra dimensión”.  Doy muchísimas gracias a Dios por haberte conocido, haberte encontrado, por haber celebrado contigo la reconciliación, la Eucaristía, la oración… y por haber compartido contigo la Misión de Dios.

En Guatemala

https://www.dropbox.com/scl/fi/pu0gobw3i7fmgwcr5llhc/viacrucis_english.ppsx?dl=0&rlkey=bnkzwxsx4ym8yj6fo9wka3url

Esta entrada fue publicada en In memoriam. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a MISIONERO “EN SALIDA” Y YA EN EL CIELO – RICHARD TODD, CMF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.