CARGANDO CON EL PECADO DEL MUNDO (Domingo 2 del tiempo ordinario)

Este domingo -el 2º del tiempo ordinario- nos presenta al Jesús adulto: tenía entorno a los 30 años. Hasta ese momento había permanecido oculto en Nazaret. Apareció en tierras del Jordán, sin decir nada, ni presentarse. Un profeta soñador, hijo del sacerdote Zacarías y de Isabel, que no se ubicó en el Templo, sino en el desierto, fue el encargado de presentar a Jesús ante Israel. La verdad es que el pueblo de Dios se encontraba en una profunda división y crisis de identidad.

Las tres lecturas de este domingo se centran en: a) Un gran sueño profético (Isaías); b) La sorprendente presencia de Jesús; c) La invocación de su nombre.

a)  Un gran sueño profético (Isaías)

La primera lectura de hoy, tomada del cap. 49 del profeta Isaías, nos habla de una añoranza: un misterioso Siervo de Yahweh:

  • Dios lo formará ya en el seno de su madre. Será un servidor del que Dios estará orgulloso. Servidor en hebreo es “ebed” y “servicio a Dios” se dice en hebreo “aboda”, que en griego es leitourgia, o el servicio divino.
  • Dios le confiará una doble misión: reunir al pueblo de Israel, formado por tribus hermanas, dividas y enfrentadas; y ser “luz de las naciones” para que la salvación llegue a todos hasta el confín de la tierra.

b)  La sorprendente presencia de Jesús

Nos dice el Evangelio de hoy que “Al día siguiente de bautizar a Jesús en el Jordán, vio Juan el Bautista- que Jesús venía hacia él” y exclamó: ¡Este es el Cordero de Dios que carga con el pecado del mundo!

El término utilizado por el cuarto Evangelio para referirse a Jesús es “àmnós”: y “àmnós” se traduce por “corderito joven”; y el término “airón” significa que “carga sobre sí y lleva”. La traducción más adecuada sería: ¡Este es el Corderito que carga y lleva sobre sí el pecado del mundo!

¡Fijémonos en el contraste estremecedor! A Juan le había sido anunciado que vería bajar el Espíritu santo y posarse sobre Jesús. Ahora Juan dice que ese Jesús -poseído por el Espíritu- está también cargado y sobrelleva sobre sí el pecado del mundo. ¡En Jesús, el Espíritu y el Pecado! Por eso, su misión es reunir las doce tribus – para ello elige a los Doce apóstoles. Su misión es ser luz del mundo y descargar a la humanidad de sus tinieblas.

c)  La invocación del nombre de Jesús

En tiempos ya de Pablo, el apóstol reconoce -en su primera carta a los Corintios – que en diversas partes de la tierra se invoca el nombre del Señor Jesucristo. Respondieron a la llamada del Señor resucitado y por eso llevan la ley de Dios en sus entrañas. “Al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra”.

Conclusión

No nos fijemos tanto en lo que hacemos nosotros. Fijémonos más en lo que Jesús hizo y sigue haciendo “por nosotros”: él carga con nuestros pecados, para que nosotros carguemos con su Justicia. Él es el Corderito que carga con el pecado del mundo. Él cargando con nuestros pecados y… nosotros… ungidos por su Espíritu.

Impactos: 154

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *