LA “OTRA AVARICIA” DESENMASCARADA

Conozco personas que cada vez se aíslan más. Son cada vez más aquellos a quienes niegan la palabra, de quienes se separan. Viven en círculos muy estrechos. Miran alrededor con cautela para defenderse de cualquier agresión. Les sirven de argumento experiencias pasadas que nunca son olvidadas. Sus intereses y desvelos se centran en su “yo”. Se vuelven así “avaros”. Las decepciones de la vida, les ha llevado a esta decisión: ¡lo primero yo! Si no cuidas de tí mismo, nadie cuidará de tí.

La avaricia es una idolatría

 “La avaricia es el más estúpido de los pecados capitales, porque tiene una posibilidad o un poder que nunca lleva a cumplimiento” (Humberto Galimberti). El avaro acumula, pero no comparte. Tiene cada vez más para sí, pero no utiliza ese poder para entrar en comunión con otros.

El avaro solo vive para su mundo de necesidades, para cuidar de lo que ya tiene y multiplicarlo. Sus cosas son su comunidad, la humanidad a la que cuida y defiende. Se construye un mundo cada vez más cerrado. 

La avaricia alimenta la desesperanza

La esperanza es confianza en uno mismo, en los demás, en Dios y su Providencia. La esperanza es el rostro más bello de la fe y del amor. Quien desconfía, no comparte y hasta roba. No cree en la Providencia de Dios, ni de los demás. La raíz de la avaricia es el temor al futuro, a la inseguridad, el horror al vacío, a la muerte. “¡Esta noche te arrebatarán la vida!”, le dice Jesús al avaro para que salga de su laberinto diabólico.

¡Sed generosos! ¡Guardaos de toda suerte de codicia!

Jesús nos llama a la cordura: a negarnos a nosotros mismos, a no preocuparnos tanto de nuestro “ego”. Jesús quiere que nos convenzamos de que conquistar un mundo para mí, es perderlo todo.

Jesús nos pide que busquemos “otros bienes”, los de arriba: volver a la comunidad, al compartir, al amor a los que me han parecido enemigos. Es así como se consigue el ciento por uno en esta vida y después la vida eterna.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a LA “OTRA AVARICIA” DESENMASCARADA

  1. Juan E Sarmiento cmf dijo:

    Gracias Hermano. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.