LA PUERTA DE LA FE

La liturgia de hoy nos habla de la fe -8 de agosto de 2020-, memoria de santo Domingo de Guzmán, el gran creyente y predicador de la fe.

  • El profeta Habacuc nos dice que para sobrevivir, necesitamos creer.
  • Jésus en el Evangelio nos invita a ser hombres y mujeres abiertos al crecimiento de la fe en ellos. Tenemos fe, pero la fe tiene que crecer muchísimo más en nosotros.

La puerta de la fe está siempre abierta

  • Esta puerta no introduce no en una sala, tampoco en un templo, ni siquiera en una clase de teología o en una universidad. . 
  • La puerta de la fe nos introduce en un camino que ha de ser seguido y recorrido. Se trata de un camino que comienza en el bautismo y concluye con nuestra entrada en la gloria, en la puerta del cielo.
  • La fe es un camino que, cuando es recorrido, nos hace cada día más creyentes. El camino de la fe nos lleva desde la “poca fe” (Jesús la denominaba como “micro-pistia”) hacia la “gran fe” (macro-pista), capaz de mover montañas y para la cual nada hay imposible.

La fe es un don, concedido por el Espíritu Santo

Decir que  la fe es un « don » no es suficiente. La fe es un don que nos es concedido por el Espíritu Santo:

  • En el origen misterioso de nuestra fe está el Espíritu Santo, que es quien la suscita en nosotros.
  • No llega a la fe quien se esfuerza por conseguirla, sino quien se abre a recibirla como puro regalo (el don de la fe).
  • La fe nace en nosotros cuando el Amor de Dios se derrama en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos ha sido dado (Rm 5: 1-5). La fe comienza gratuitamente en nosotros como un “Pentecostés individual” que nos sorprende como un vendaval, como un temblor de tierra, como unas llamaradas de fuego…
  • Comenzamos a creer cuando nuestro corazón de piedra se vuelve milagrosamente “corazón de carne”; cuando nuestro espíritu racionalista se convierte en “espíritu nuevo”.
  • Comenzamos a creer cuando nos es concedido ver y contemplar todo con los ojos de Dios. Por eso detrás de cada compositor de los salmos, de cada libro del Antiguo y del Nuevo Testamento, hay grandes creyentes.

Hermanas y hermanos, entremos cada día por la puerta de la fe. Marchemos por el camino que se nos abre y hagamos que nuestra fe crezca y penetre en territorios inexplorados. La Palabra de Dios de cada Eucaristía diaria nos ofrece la sorpresa de un camino siempre nuevo e impresionante. Siguiéndolo la fe se vuelve grandiosa… y cada vez más. Como el padre del paralítico del evangelio, digamos cada día: “Señor, yo creo, pero aumenta mi fe”

Para contemplar
¡POR LA FE!

Esta entrada fue publicada en tiempo litúrgico. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.