MISTERIOSA NAVIDAD: Sublime Interpretación

La Navidad de Jesús es explicada por la Iglesia a través de algunos de los textos más sublimes y difíciles de interpretar del nuevo Testamento: unas líneas iniciales de la carta a los Hebreos y el misterioso prólogo del cuarto Evangelio, que nos lanzan más allá del mero relato histórico. Se ha vuelto tópico recurrir estos días al tema de la pobreza y guerra en nuestro mundo… pero ¡qué fácilmente se olvida el Misterio de todos los Misterios! ¡Hay que ser solidarios…. es verdad! Pero, sobre todo, hay que ADORAR, porque
1. “El Verbo se hizo carne”;
2. Era “el Hijo de Dios”;
3. El portador de un inimaginable anuncio.

1.   “El Verbo se hizo carne” (Cuarto Evangelio)

El evangelio nos transmite el nacimiento de Jesús con estas palabras sorprendentes: “la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros”. En el recién nacido y reclinado en un pesebre, contempla el evangelista -nada más y nada menos- a la Palabra de Dios, que era Dios, que es la luz de todos los hombres, por la que todo fue creado, y que ahora se hace carne y pone su tienda, su morada entre nosotros. 

Quien ha nacido es el Verbo, la Palabra de Dios. En ella está la vida. La Palabra de Dios es Luz. Cuando esta Palabra es pronunciada, todo se ilumina y desaparecen las tinieblas. 

Sin embargo, el evangelista nos pone alerta. Las tinieblas se oponen a la Luz. No quieren recibirla. De hecho, hubo y sigue habiendo seres humanos que se oponen a la Luz. La Palabra se hizo carne. Jesús era la Palabra de Dios hecha carne.

2.   “Era el Hijo de Dios” (la carta a los Hebreos)

La carta a los Hebreos -de autor desconocido- nos habla de una forma más concreta y menos abstracta. Nos revela algo absolutamente impensable para los hebreos, contemporáneos. Dios ha hablado de muchas maneras en los tiempos antiguos: a través de los profetas, de los autores sagrados; pero lo absolutamente inimaginable es que -en estos últimos tiempos- nos hablado a través de su Hijo “al cual ha nombrado heredero de todo, y por medio del cual ha realizado las edades del mundo”.

Esta revelación es inaudita para un hebreo: ¡que Dios nunca ha sido un Dios solo, único, célibe! ¡que Dios ha tenido un Hijo desde siempre! ¡que últimamente nos ha hablado a través de ese Hijo! Se trata de Jesús de Nazaret. 

También para nosotros es inimaginable que un niño recién nacido pueda ser el “Unigénito”, el “hijo único de Dios”. El autor de la carta a los hebreos añade: es “el reflejo de la belleza de Dios, la impronta de su ser, el que sostiene el Universo con su palabra poderosa”

3. El portador de un inimaginable Anuncio (Isaías)

Podríamos celebrar el nacimiento de muchos seres humanos, hombres y mujeres, que han sido enormes regalos para la humanidad. Pero ¿por qué esta navidad del 25 de diciembre?

La liturgia recurre hoy al capítulo 52 de Isaías. ¡Qué bellos son sobre los montes los pies del Mebasser que anuncia la Paz y trae la buena noticia, que pregona la victoria, que dice a Sión: “Tu Dios es rey”!

Esta lectura no nos habla de un profeta de desventuras. Hace referencia al profeta de Buenas noticias para toda la humanidad: el “Mebasser” en lengua hebrea. Verle caminar sobre los montes a pie descubierto para transmitir la noticia, es un espectáculo de grandísima belleza. Y su mensaje no podía ser mejor: “Tu Dios es rey de la tierra, del universo”. Se inaugura el Reinado de Dios.

Conclusión

Y esa fue la noticia extraordinaria que desde Jesús hasta hoy se debe transmitir. No estamos dejados de la mano de Dios. Aunque no lo parezca Dios reina en el mundo. Y hay paraíso. “Hoy estarás conmigo en el Paraíso”. ¡Feliz Navidad, hermanos!

Impactos: 170

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *