¿PARAÍSO DESPUÉS DE LA TUMBA PARA NUESTRO POBRE CUERPO?

Monique Vivian – L’Assomption de la Vierge

¿Qué celebramos en este día 15 de agosto de 2020? ¡Es la fiesta de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo! Hacemos memoria de aquel día misterioso en que la madre de Jesús concluyó su vida y fue llevada en cuerpo y alma al cielo, para reunirse con su Hijo resucitado, Jesús. ¿Quiere esto decir que a nuestro pobre cuerpo, derrotado en su última batalla y muerto, también le espera un Paraíso?

“En polvo te convertirás”

Cuando mueren nuestros seres queridos, sus cuerpos son amortajados y llevados después al cementerio para ser sepultados o cremados. Entendemos que el destino del cuerpo humano es la descomposición lenta de la tumba, o acelerada de la cremación. El miércoles de ceniza -inicio de la Cuaresma- se nos dice cuando ésta nos es impuesta: «Polvo eres y en polvo te convertirás”. ¡Nuestra experiencia de la muerte es dolorosa, muy dolorosa ! Nosotros, los cristianos, creemos, sin embargo, que el espíritu o el alma de nuestros difuntos, ya librado del cuerpo, es acogido en el misterio de Dios. 

Muchos de nuestros contemporáneos rehúsan honestamente creer en una vida tras la muerte, e incluso no la desean porque entienden que una vida sin fin sería algo horrible e inconcebible.

Se abren las puertas del Paraíso

Para la Iglesia y para nosotros, los cristianos, el día de Pascua y el día de la Asunción de María son los días de la victoria sobre la muerte, y no solamente del alma, sino también del cuerpo. Hoy celebramos la apertura de las puertas del Paraíso para los seres humanos que han muerto. Quienes inauguraron la entrada fueron Jesús resucitado y su Madre María la Asunta. Por esto, san Pablo exclamaba en su primera carta a los Corintios ¡:

«¿Dónde está muerte tu victoria?». 

1 Cor 15

Creer en la resurrección es «fe», pero no es «visión». Nosotros somos incapaces de imaginar aquello que Dios, nuestro Abbá y el Espíritu Santo, nos tienen reservado. 

Si hay resurrección, esto significa que los que han fallecidos no están lejos de nosotros, El Concilio Vaticano II -en su Constitución sobre la Iglesia, capítulo séptimo- nos dice que quienes nos preceden en la muerte, viven y nos aman, e interceden por nosotros, nos protegen. ¡Esa es la experiencia que muchos de nosotros también tenemos! 

Los santuarios marianos: ¿Mausoleos? ¡no! ¡Fuentes de Vida!

De una manera especial sentimos la presencia de María en nuestra vida: en sus imágenes, en sus santuarios, en sus apariciones públicas y privadas. Los santuarios marianos no son mausoleos, ni cementerios, sino que para nosotros son lugares donde celebramos la vida, y donde suplicamos que la vida nos sea concedida, superemos nuestros males corporales y espirituales.

Nos espera un nuevo cielo y una nueva tierra, una nueva Jerusalén. Nuestros cuerpos llevan en sí mismos la semilla de una vida divina. Unidos a María y consagrándonos a ella, tocamos el cielo y ponemos nuestro ser entero en manos de Dios: 

“Aunque camine por el valle de la muerte, nada temo, porque tú vas conmigo”

Salmo 22

María estuvo presente cuando Jesús prometió al buen ladrón: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. María está también presente en la hora de nuestra muerte y ella nos llevará al Paraíso. Es eso lo que pedimos:

 “Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”. 

(Ave María)

Y en la “Salve Regina” le decimos: 

“Y, después de nuestra muerte, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre”.

Esta entrada fue publicada en María en la comunión de los Santos, tiempo litúrgico. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.