EL “OTRO” LIDERAZGO (San Gregorio Magno)

En la entraña del cristianismo emerge una forma de liderazgo, que nada tiene que envidiar a las propuestas más actuales y revolucionadas. Nuestra forma de entender las autoridad es de origen evangélico. Presentar a Dios, a Jesús, como el “buen-bello Pastor” quiere decir, presentarlo como modelo de “el más excelente líder”. ¡Lástima que en la iglesia tanto a nivel universal, como diocesano, como doméstico, que en la vida consagrada y en las instituciones aparezca con una cierta frecuencia un liderazgo no-evangélico. De esto ya se dio cuenta Gregorio Magno (540-604), doctor de la Iglesia y sexagésimo cuarto papa de la Iglesia. Por eso, traigo este antiguo texto a mi sección “Textos que impresionan”, tomado de sus Tratados Morales sobre Job (23,23-24).

Escucha mis palabras, Job, presta oído a mi discurso. 

  • Esta es la característica propia de la manera de enseñar de los arrogantes, que no saben inculcar sus enseñanzas con humildad ni comunicar rectamente las cosas rectas que saben. 
  • En su manera de hablar se pone de manifiesto que ellos, al enseñar, se consideran como situados en el lugar más elevado, y miran a los que reciben su enseñanza como si estuvieran muy por debajo de ellos, y se dignan hablarles no en plan de consejo, sino como quien pretende imponerles su dominio.

A estos tales les dice, con razón, el Señor, por boca del profeta: 

Vosotros los habéis dominado con crueldad y violencia. 

  • Con crueldad y con violencia dominan, en efecto, aquellos que, en vez de corregir a sus súbditos razonando reposadamente con ellos, se apresuran a doblegarlos rudamente con su autoridad.
  • Por el contrario, la verdadera enseñanza evita con su reflexión este vicio de la arrogancia, con tanto más interés cuanto que su intención consiste precisamente en herir con los dardos de sus palabras a aquel que es el maestro de la arrogancia
  • Procura, en efecto, no ir a obtener, con una manera arrogante de comportarse, el resultado contrario, es decir: 
    • predicar a aquel a quien quiere atacar, con santas enseñanzas, en el corazón de sus oyentes. 
    • Y, así, se esfuerza por enseñar de palabra y de obra la humildad, madre y maestra de todas las virtudes, de manera que la explica a los discípulos de la verdad con las acciones, más que con las palabras.

De ahí que 

  • Pablo, hablando a los tesalonicenses, como olvidándose de la autoridad que tenía por su condición de apóstol, les dice: Os tratamos con delicadeza. 
  • Y, en el mismo sentido, el apóstol Pedro, cuando dice: Estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere, enseña que hay que guardar en ello el modo debido, añadiendo: Pero con mansedumbre y respeto y en buena conciencia.
  • Y, cuando Pablo dice a su discípulo: De esto tienes que hablar, animando y reprendiendo con autoridad, no es su intención inculcarle un dominio basado en el poder, sino una autoridad basada en la conducta

En efecto, la manera de enseñar algo con autoridad es practicarlo antes de enseñarlo

  • ya que la enseñanza pierde toda garantía cuando la conciencia contradice las palabras. 
  • Por tanto, lo que le aconseja no es un modo de hablar arrogante y altanero, sino la confianza que infunde una buena conducta. 
  • Por esto, hallamos escrito también acerca del Señor: Les enseñaba con autoridad, y no como los escribas y fariseos. Él, en efecto, de un modo único y singular, hablaba con autoridad, en el sentido verdadero de la palabra, ya que nunca cometió mal alguno por debilidad. Él tuvo por el poder de su divinidad aquello que nos comunicó a nosotros por la inocencia de su humanidad.

Esta entrada fue publicada en Textos que impresionan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.