LA CARRETA VACÍA Y LA HUMILDAD

No recuerdo a quién pertenece este relato, esta fábula. Lo recogí entre mis notas haces algunos años. Hoy, ¡no sé porqué! me he topado con él de nuevo. Y veo que en esta sociedad y en la misma Iglesia de hoy hay personas que hacen -¡o hacemos!’ mucho ruido. Y quizá nos venga muy bien, releer esta parábola y aplicárnosla. Eso de querer ser un “influencer”….

Caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:

“Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?”

Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:

“Estoy escuchando el ruido de una carreta…”

“Eso es” -dijo mi padre- “es una carreta vacía”.

Pregunté a mi padre: 

“¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la vemos?”

Entonces mi padre respondió: 

“Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuánto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”.

Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando noto a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y mirando por encima del hombro a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: 


“Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”.

La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás descubrirlas.

Y recuerden que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero. Nadie está más vacío, que aquel que está lleno del ‘Yo mismo’. Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio, nutriendo.

Esta entrada fue publicada en Textos que impresionan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.