¡NO TENGÁIS MIEDO! (Domingo XII del tiempo ordinario)

María de Paco Paso

Hay personas que dan miedo y otras que viven atenazadas por el miedo.  Esto pasa en la sociedad… esto pasa también en las comunidades cristianas. La consigna de Jesús a sus discípulos era, sin embargo: “¡No temáis! ¡No tengáis miedo!”. 

Hoy recibimos en la Liturgia un triple mensaje:

  • Quien cree, supera el miedo
  • El poder de Jesús supera el pecado de Adán
  • Por lo tanto… ¡no tengáis miedo!

Quien cree, supera el miedo

La primera lectura nos evoca la figura de un profeta valiente y sin miedo: Jeremías. Comenzó su ministerio profético siendo muy joven: su objeción a Dios era: “soy como un niño que no sabe hablar”. Superó su timidez a través de una inmensa seducción por Dios. Al principio, nadie le hacía caso; escuchaba el cuchicheo y el desprecio de la gente; después se vio acosado y condenado por las autoridades; hasta sus amigos lo acechaban para abatirlo y vengarse de él.

La vocación de Jeremías sirve de modelo a tantos jóvenes que sienten las llamadas de Dios y se ven acosados por muchos frentes: familia, amigos, sociedad. Dios no quiere que se dejen llevar por el miedo. Y si responden, les concede una energía interior capaz de superar cualquier dificultad.

Jeremías nunca se dejó doblegar. Le expulsaron del Templo, le expatriaron… pero siguió firme, porque Dios estaba con él. Lo mismo hacen hoy quienes seducidos por Dios pierden el miedo.

El poder de Jesús supera el pecado de Adán

Kiko Flores, La Virgen de los no nacidos

En la segunda lectura san Pablo nos invita a ser realistas, pero al mismo tiempo, muy esperanzados. 

Solemos ser demasiado pesimistas respecto al poder del mal. Es innegable que el misterioso pecado de los orígenes ha infectado a muchos, individuos y sociedades. Y con el pecado ha venido la muerte, que ha pasado a todos, porque “todos pecamos”. Desde Adán todos estamos infectados.

La situación cambió radicalmente cuando llegó Jesús ¡mucho más poderoso que Adán! Jesús es el antídoto contra esa infección universal. Jesús curaba a todos y se autoproclamaba así: ¡Yo soy la Vida! Por eso, donde abunda el pecado, sobreabunda la Gracia.

Jesús refundó la humanidad. Ya la humanidad está salvada, aunque todavía no lo veamos. El antivirus contra el mal está ya funcionando y de verdad que lo elimina perfectamente.

Por lo tanto… ¡no tengáis miedo! 

Para tener la valentía del profeta Jeremías, Jesús nos aconseja en el evangelio de hoy: 1) ¡No les tengáis miedo! : a quienes matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Dios Padre está con nosotros y aun lo que parece malo acabará siendo bueno y excelente. 2) ¡Fuera el ocultismo… todo a las claras! “no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse”. Un auténtico discípulo de Jesús no tiene nada que ocultar. 3) ¡Si das la cara por Mí, yo la daré por ti! Es una especie de pacto del Señor con su evangelizador. Lo que haga el Evangelizador por Jesús, lo hará Jesús por su Evangelizador.

Conclusión

El antídoto contra el miedo es la fe. Quien tiene fe, se siente libre, no teme a nada ni a nadie: el Señor es mi Pastor… aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque Tú vas conmigo. Tu vara y tu callado me defienden. Quien tiene fe sabe que está protegido por el Espíritu de Dios, el Paráclito.  “Creí y por eso hablé”, decía san Pablo. ¡No tengáis miedo… es el gran lema de la Pascua y de la Misión. 

Impactos: 173

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta en “¡NO TENGÁIS MIEDO! (Domingo XII del tiempo ordinario)

  1. Carmen Péres Yruela dijo:

    Gracias, José Xto Rey. Es verdad que el antídoto contra el miedo es la fe. Cuánto agradezco a Dios el don de poder creer en Él. Y poder hablar de Él porque creí. Jeremías y Pablo, dos grandes creyentes fuertes y valientes aún en medio de sus debilidades, no tenían miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *