Archivo

Archivo para la categoría ‘Palabra de Dios’

AMENAZAR LA INJUSTICIA CON LA VISIÓN DE JESÚS

Martes, 25 de Junio de 2013 Sin comentarios

Screen Shot 2013-06-25 at 19.02.13Papa Francisco nos está invitando cada día a identificarnos con la visión de Jesús. Es admirable constatar cómo de cada lectura evangélica extrae interpelaciones que tienen siempre que ver con la implantación de la justicia tanto en la comunidad cristiana, como en la sociedad. Las lecturas espiritualistas nos hacen sobrevolar el mundo, pero nos impiden aterrizar para colaboración en el misterio de la “encarnación”.

Con la lectura “encarnatoria” de la Palabra de Dios y la atenta escucha y obediencia entramos de lleno en la misión que tiene como objetivo la búsqueda del Reino de Dios y su Justicia. Y si Reino de Dios y Justicia están mutuamente implicados en la misión de Jesús, ¿cómo no lo van a estar en la misión de la Iglesia? ¿No es la celebración eucarística el punto culminante -en nuestra historia- de la presencia del Reino de Dios y de su Justicia? ¿Qué decir de las celebraciones y de las espiritualidades que no son en nada una amenaza a las injusticias, a la corrupción a la imposición de unos pocos sobre las grandes mayorías?

Leer más…

Categories: Espiritualidad, Misión, Palabra de Dios Tags:

“Lectio divina”: Los cincuenta días de la Pascua

Lunes, 25 de Marzo de 2013 Sin comentarios

Publicaciones Claretianas me ha pedido completar la”lectio divina” de los 50 días de Pascua.

Pronto aparecerá el librito en las Librerías. Ya aparecieron los dos libritos anteriores: Adviento y Cuaresma. Es una forma peculiar e intensa de confrontarse cada día con la Palabra del Evangelio. Desde el punto de vista de la iluminación es cierto que día tras día la Palabra nos permite descubrir en su hondura y amplitud el misterio de la Resurrección de Jesús. Es una pedagogía divina que nos permite interiorizar el Misterio de la Pascua -central en nuestra vida cristiana-. Por otra parte, la Palabra suscita la oración: una oración que refleja la belleza del mensaje y el deseo de hacerlo propio. La lectio tiene su consecuencia en una forma nueva de contemplar nuestro mundo y de entregarnos a su transformación a través de las pequeñas acciones de la vida cotidiana.

El jardín y la ciudad corrompida: releyendo el Cantar de los Cantares hoy

Sábado, 8 de Septiembre de 2012 Sin comentarios

Bob Haverluck en un artículo titulado “Song of Love, Song of revolt: Re-reading the Song of Songs” (Cantar de amor, cantar de revuelta: releyendo el cantar de los cantares”)[1], hace una relectura del todo particular del Cantar de los Cantares, que a mi modo es muy pertinente para reflexionarla en este tiempo de crisis económica y otras crisis.

Según este autor norteamericano que además de teólogo es artista diseñador, hay que resaltar que la Biblia comienza y concluye en un jardín. A lo largo de la Escritura aparecen los jardines como espacios de pasión amorosa. Entre el jardín del Edén y la ciudad jardín de la nueva Jerusalén están las ciudades construidas por los seres humanos. La primera ciudad fue construida por el primer asesino, Caín (Gen 4,17). El Cantar trata sobre el jardín y sobre la ciudad, sobre el canto de amor y el canto de la política y el mercado. Como vemos, se trata de una relectura muy adecuada para el tiempo que estamos viviendo, especialmente en Europa, en España y esas ciudades que buscan solucionar sus problemas a través de mercados de ocio, suerte y placer. Leer más…

Categories: Actualidad, Palabra de Dios Tags:

El libro de la Alianza (comentario a la exhortación apostólica “Verbum Domini” -2ª parte)

Miércoles, 15 de Diciembre de 2010 2 comentarios

“Un cambio concreto de paradigma en la relación de la Iglesia con la Palabra en la actitud de escucha orante” (Verbum Domini, 28).

¿Qué implica un cambio concreto de paradigma en la actitud de escucha orante desde la perspectiva de la Palabra, del Libro sagrado?

A través de las Escrituras Santas nuestro Dios se comunica con nosotros, nos desvela su Misterio e intenta suscitar nuestra respuesta libre y amorosa. Las Santas Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento son el  “Libro de la Alianza” de Dios con su Pueblo y, desde él, con toda humanidad. No tenemos el monopolio. Lo hemos recibido para también transmitirlo, hasta que se cumpla el sueño de Dios: su desposorio con toda la humanidad. Desde aquí se vislumbra un “cambio de paradigma”. Leer más…

Categories: Palabra de Dios Tags:

Hacia un nuevo paradigma: comentario a la exhortación apostólica “Verbum Domini – La Palabra del Señor” (1ª parte)

Domingo, 14 de Noviembre de 2010 1 comentario

Acaba de ser publicada la exhortación apostólica del Papa Benedicto XVI “Verbum Domini – La Palabra del Señor”. En ella el Papa invita a los teólogos a profundizar en varios temas. Ha querido hacer de esta exhortación no solo un punto de llegada y de magnífica síntesis, sino también un impulso para seguir dando razón de nuestra esperanza y de nuestra fe en la Palabra de Dios. Con ese espíritu ofrezco esta primera reflexión, que se irá completando con otras sucesivas. La verdad es que me llamó mucho la atención una de las Proposiciones de los Padres Sinodales, respecto a María y la Palabra. El Papa la recoge en su exhortación e invita también a una reflexión análoga sobre la Iglesia y la Palabra. Allí se habla de un “nuevo paradigma”. Es lo que pretendo reflexionar en los textos que iré ofreciendo. Quizá alguien se pueda sentir por ellos animado a participar en un diálogo que nos haga a todos crecer en dar razón de nuestra fe.

Categories: Palabra de Dios, Teología Tags:

Dios ama a sus miniaturas: la historia de Zaqueo

Viernes, 29 de Octubre de 2010 1 comentario

Delante de la majestad, de la grandeza, del poder de Dios, nosotros, los seres humanos, somos muy poca cosa. Cada uno de nosotros aparece y desaparece como una exhalación. Somos como millones de notas musicales que la velocísima sonata del tiempo devora en pocos instantes.

Y, sin embargo, somos muy importantes para nuestro creador. Cada uno de nosotros lleva en sí mismo una “marca divina”. Aunque nuestra vida sea sombría y sucia, somos –todos sin excepción– una maravillosa obra de arte en la que el Creador, el Gran Artista, se deleita, y a la que en manera alguna desprecia. Leer más…

Categories: Palabra de Dios Tags:

Amor, Eucaristía, Sacerdocio – Jueves Santo

Jueves, 1 de Abril de 2010 1 comentario

holythursday2Me llama la atención la imagen que he escogido para encabezar esta reflexión. Es un jueves santo “mariano” y femenino. Es la otra perspectiva olvidada. No me resigno a pensar en María y en las discípulas, alejadas del Cenáculo; ignorando lo que allí sucedía. Ellas habían anticipado los gestos: María de Betania le había derramado a Jesús sobre los pies y la cabeza un perfume valiosísimo. Marta le había servido a la  mesa. Y María-madre nos entregó su Cuerpo.

La sombra de las mujeres se cernía sobre la última Cena. ¡No olvidemos esa clave para entender lo que significan las tres palabras del Jueves Santo:  Amor – Eucaristía – Sacerdocio. Leer más…

Categories: Espiritualidad, Palabra de Dios Tags:

¡La Palabra!

Miércoles, 23 de Abril de 2008 1 comentario

¡Cuántas palabras nos entrecruzamos los seres humanos! ¡Cuántas palabras dichas, cuántas palabras escritas, cuántas palabras sugeridas! ¡Cuántos gestos-palabra, cuántas creaciones artísticas que hablan, que expresan! Vivimos en el mundo de la Palabra.

Sin Palabra entraríamos en el mayor aislamiento, en el silencio más absoluto de los sentimientos, de las ideas, de la imaginación. En los dibujos animados les conferimos a los animales y a las cosas el don de la palabra. Esos cuerpos y volúmenes adquieren alma, sentimiento, vuelven la realidad transparente.

Quisiéramos arrancar palabras a los animales, a la naturaleza, al viento y a la lluvia, al cielo y a la tierra. Pero nos responden solamente con ruidos, o con silencios inmensos y áridos.

La palabraha sido el insturmento de nuestra configuración como seres conscientes y reflexivos. Hemos aprendido palabras elementales. Y después las hemos ido correlacionando con otras. Hemos aprendido frases, hemos ido construyendo todo un sistema expresivo. Algunas personas son magos de la palabra. Con ella expresan lo aparentemente inexpresable; con ella enamoran o matan; con la palabra seducen o lanzan a la más absoluta abyección. Palabras de ira, palabras de amor, palabras de indiferencia… y el espacio habitado pasa de un estado a otro.

El poder de la palabra es ilimitado, ambigüo, pacificador e inquietante. La palabra crea y aniquila. La palabra enamora y divide.

Nuestro Dios no ha prescindido de la Palabra. “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe” (Jn 1,1-3).  Dios es Palabra y por su Palabra nos ha creado y nos ha enviado su Palabra para que ponga su tienda entre nosotros y se haga carne. Nuestros Dios nos ha hablado de muchas maneras. Cada realidad creada es un palabra de Dios hecha realidad.Cada uno de nosotros somos una palabra de Dios que se ha hecho hombre, mujer.

Por eso, podemos ser portavoces de Dios, expresiones proféticas de su voluntad, de sus sentimientos, En los pueblos y culturas se esconden muchas palabras de Dios, pronunciadas a lo largo de los siglos. En el pueblo de Israel y en las comunidades de la Iglesia se conservan palabras “muy especiales” de Dios, en las cuales Él expresa su misterio, su proyecto, su designio secreto sobre el mundo. Más allá de las palabras divinas, hay un ser humano que Él mismo es la Palabra: en su cuerpo y en su espíritu. Es Jesús de Nazaret, el hijo de María, la Palabra hecha carne. A través de Él el Abbá nos ha comunicado todo y permanentemente nos habla.

En este cosmos de la Palabra la mayor desgracia se llama “sordera”, “mudez”: la incapacidad de escuchar o de pronunciar. Cuando personas afectadas por esas desgracias se acercaban a Jesús le suplicaban curación. Pero tal vez la peor desgracia es “no comprender”, “no entender”: ¡la ignorancia de lo evidente! La Palabra no es entonces revelación, sino sonido, sonsonete, ruido. ¡Esa es la mayor desgracia! Que Dios esté hablándonos y que, sin embargo, nos quejemos del “silencio de Dios”.

Las Escuelas favorecen los aprendizajes más diversos y fascinantes. En ellas se aprenden lenguajes que después nos permiten hacer, resolver, crear. Quien conoce el lenguaje de la arquitectura, o de la informática, o de la medicina, o del arte musicial etc. ¡de cuánto poder dispone! Pero ¿qué sucedería con quien conoce el lenguaje de Dios, quien sabe interpretar la Palabra?

¡Entremos en la Escuela de la Palabra de Dios! La Biblia es no solamente un conjunto de libros con sentido global, sino una auténtica escuela donde día a día se aprende el lenguaje de Dios y nos es conferido el poder de todos los poderes, porque la Palabra de Dios es penetrante y creadora.

18-03-08